Editorial

Donald Trump, en "fase de escucha" 

2018-02-22

Frank Guttenberg, el padre de una adolescente de 14 años que perdió la vida en el...

Por Anna Lisa Rapaná | ANSA

El presidente estadounidense, Donald Trump, se encuentra en una "fase de escucha" para decidir qué respuesta dar en la masacre en las escuelas, y no espera "acordar en todo" con la Asociación Nacional del Rifle (NDR).

   
Así lo afirmó Raj Shah, portavoz de Trump en la Casa Blanca, durante una reunión informativa con periodistas, centrado en propuestas de Trump para prevenir matanzas escolares. Las declaraciones del portavoz se produjeron después de que trascendiera que el magnate tenía el plan de armar a docentes "entrenados" en el manejo de rifles. El mandatario también se había declarado favorable a asignar fondos federales y a dar incentivos específicos para capacitar a los docentes. La seguridad en las escuelas y el tema de la salud mental siguen siendo el centro del pensamiento del presidente, a más de una semana de la masacre de Parkland, donde un joven de 19 años abrió fuego en la escuela y mató a 17 personas.
    
Entretanto, la rabia y la protesta recorrían el país, entre estudiantes y padres dispuestos a hacer sentir su voz. Recaudar fondos -hasta la fecha, 3,7 millones de dólares en vista de la "marcha por nuestras vidas" programada en Washington y en otras ciudades estadounidenses el próximo 24 de marzo- y no retroceder cuando, en vivo en la cadena de televisión CNN, desafían a la senador republicano de Florida, Marco Rubio.
    
Frank Guttenberg, el padre de una adolescente de 14 años que perdió la vida en el tiroteo, criticó al senador al afirmar que tanto sus palabras sobre el tiroteo como las de Trump "fueron patéticamente débiles".
    
Y les advirtió que "dijeran la verdad", que admitan que las armas fueron la causa de la tragedia.
   
Un momento dramático, que llevó a Rubio a una minúscula apertura sobre la restricción de la adquisición de determinadas armas para menores de 18 años. Punto en el que incluso para Trump es posible, pero no para la NRA, que se opone. "Si no tenemos medidas de ataque en estas escuelas, caballeros, nos estamos engañando a nosotros mismos", aseveró Trump, en una reunión con autoridades locales y funcionarios de la escuela en la Casa Blanca.
    
Ayer recibió a los estudiantes sobrevivientes y padres de las víctimas con el objetivo de "escucharlos". Hoy, el magnate usó una vez más la red social Twitter para afirmar: "Hay una fuerte sensación que queremos hacer algo... incluso en la NRA", insistió. Mientras, en otro tuit había reforzado el eje con el lobby: "Lo que muchas personas no entienden es que la gente que trabaja duro en la @NRA son buenas personas y grandes patriotas estadounidenses. Aman nuestro país y harán lo correcto". La línea de la NRA la planteó el CEO en persona, Wayne LaPierre, en una rara intervención en la conferencia de los conservadores (Cpac): basta con las escuelas "abiertas a cualquier loco".

"Se necesita una seguridad eficaz, entrenada y armada", dijo.
    
"La idea que una seguridad armada nos vuelva menos seguros es ridícula. La NRA está lista para trabajar con las escuelas que lo pidan", añadió.
    
Por otro lado, LaPierre apuntó contra las "elites" que quieren eliminar la Segunda enmienda de la Constitución (la que protege el derecho de portar armas, NDR.).
    
"Su objetivo es el de volverse menos libres. Quieren esconder el fracaso de la seguridad en las escuelas, en la familia, en el sistema estadounidense para la salud mental, el increíble quiebre del FBI", agregó.
    
En ese sentido, acusó de oportunismo a los medios de comunicación y también les imputó usar la tragedia en la escuela de Florida para impulsar una agenda política.



regina

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver editoriales anteriores