Nacional - Política

La Fiscalía irrumpe en la campaña para golpear a Ricardo Anaya 

2018-03-01

La Fiscalía mexicana ha entrado de lleno en la campaña presidencial. La...

Luis Pablo Beauregard, El País

La Fiscalía mexicana ha entrado de lleno en la campaña presidencial. La Procuraduría General de la República (PGR) lleva 135 sin procurador general. Un subprocurador de la Fiscalía es el encargado del despacho desde la renuncia de Raúl Cervantes, registrada hace más de cuatro meses. Sin embargo, esta institución acéfala irrumpió este miércoles en la contienda tras difundir un video para denostar al aspirante de Por México al Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano). Imágenes grabadas el 25 de febrero muestran a Ricardo Anaya en el interior de una oficina de la PGR negándose a rendir declaración en un caso de supuesto lavado de dinero que lo involucra tangencialmente. Mientras espera ser atendido, el candidato de la alianza opositora se refiere a un funcionario de la institución como “hijo de puta”.

La PGR ha justificado en un comunicado la publicación del video, de once minutos, en su cuenta de YouTube. La Fiscalía explica en un breve texto que publicó la grabación del 25 de febrero del recibidor de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por el “interés público mostrado por los medios de comunicación respecto a lo que aconteció”.

Anaya acudió el domingo a las oficinas de la SEIDO respaldado por su círculo cercano, el núcleo del Frente. Llevaba entre las manos un texto dirigido al encargado del despacho de la Fiscalía, Alberto Elías Beltrán. Días antes, la PGR confirmó que llevaba adelante una investigación por la compra de una nave industrial propiedad de su familia en su estado natal, Querétaro. La transacción se habría hecho con recursos triangulados en una red de lavado de dinero que involucran al empresario Manuel Barreiro, un conocido de Anaya. “Tengo el derecho a no ser difamado exijo que con la misma rapidez y sin pretexto alguno informen si después de cinco meses encontraron algún dato que pruebe alguna conducta indebida de mi parte”, dijo Anaya este domingo en un improvisado y minúsculo mitin.

Anaya entró a las oficinas de la SEIDO cuando sus simpatizantes aún gritaban “¡no estás solo, no estás solo!”. Al edificio lo acompañaron el excandidato presidencial del PAN, Diego Fernández; el presidente de su partido, Damián Zepeda; el dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado; el exsecretario de Gobernación, Santiago Creel y el presidente del PRD, Manuel Granados.

El grupo de hombres espera ser atendido. La primera en recibirles es una funcionaria que pregunta cómo puede servirlos. Anaya pide que le reciban los folios del documento que lleva. La mujer explica que el escrito está dirigido al procurador mientras que esas son, en realidad, otras oficinas de la Fiscalía. El intercambio burocrático dura algunos minutos y la mujer se retira.

-“A ellos les conviene decir que no lo recibieron”, dice a Anaya Diego Fernández, quien es el que más habla de la comitiva a lo largo de los once minutos de grabación.

La espera es interrumpida por un hombre que entra corriendo por los arcos detectores de metales. Se presenta ante los políticos. “Soy el titular de la Unidad Antilavado”, dice Mauro Rodríguez.

-“Si gusta rendir declaración se la tomamos en este momento, sin problema”, dice Rodríguez después de tender la mano a Anaya.

-“Con que nos reciban el escrito es suficiente, se lo agradezco”, le responde el candidato presidencial.

Diego Fernández, un abogado litigante de larga experiencia, toma el control en el intercambio y responde al funcionario.

-“El escrito va dirigido al procurador… ya después para cualquier citación habrá tiempo. Ahí viene el domicilio, para no negarnos a cualquier cuestión que requiera la procuraduría, para no dar a la SEIDO lo que quizá corresponde a otra procuraduría”, dice el excandidato.

Esta es la nuez de la discusión. Horas después del breve intercambio la Procuraduría hizo pública una versión que asegura que Anaya se negó a rendir declaración en el caso de supuesto lavado de dinero. El candidato presidencial rechazó esta versión. La PGR pretende desmentirlo a su vez con la publicación del video. Durante un momento de la grabación, y después de haber sido invitado a declarar, Anaya murmura por por lo bajini “hijo de puta” sin saber si su escrito sería recibido.

Las imágenes del vestíbulo de la SEIDO es la munición más reciente utilizada contra Anaya, el segundo lugar en las encuestas rumbo a las elecciones del 1 de julio después de Andrés Manuel López Obrador, de Morena. En una semana, además de la vinculación al caso de lavado de dinero, la campaña del Frente ha visto recuperar —desde una misteriosa cuenta de YouTube— un video de hace 13 años donde Anaya convive en una boda con el empresario Barreiro, sobre el que recaen las sospechas. Esta noche, el Frente ha dicho que las imágenes son una prueba de la "utilización facciosa" que el PRI está haciendo de las instituciones de justicia para dañar a los opositores. La campaña, sin embargo, aún está por comenzar oficialmente.



yoselin