Ecología y Contaminación

La central de Fukushima dice que ha frenado la acumulación de agua radiactiva

2018-03-02

En este contexto, y teniendo en cuenta que nunca antes se ha retirado combustible fundido del...

 

Tokio, 2 mar (EFE).- La operadora de la central de Fukushima afirmó hoy que ha logrado contener la acumulación de agua contaminada en la planta, y señaló que la retirada del combustible fundido de los reactores es el mayor desafío a corto y medio plazo.

La propietaria la planta accidentada, Tokyo Electric Power Company (TEPCO), y el Ejecutivo nipón, que supervisa la limpieza y desmantelamiento de las instalaciones nucleares, valoraron de forma positiva los progresos logrados en estos trabajos, cuando se aproxima el séptimo aniversario de la catástrofe.

"En todos estos años, hemos pasado de tratar a la central como una 'zona de guerra' hasta consolidar una situación de normalidad", afirmó el máximo responsable de TEPCO para el desmantelamiento, Naohiro Masuda, en una rueda de prensa celebrada hoy en Tokio.

La operadora de la planta y el Gobierno destacaron el "éxito" de los diferentes sistemas empleados para reducir la acumulación de agua contaminada de radiación en la planta, entre ellas la construcción de un muro de hielo subterráneo.

Gracias a estas medidas se ha conseguido reducir a un cuarto la cantidad de agua contaminada que se genera cada día en la planta hasta unos 110 metros cúbicos al día, un líquido que se almacena en tanques dentro de las instalaciones nucleares, señaló Masuda.

Estos avances permiten mantener el calendario establecido a medio y largo plazo para el desmantelamiento de la planta, una tarea que se alargará hasta 2040 o 2050, subrayó por su parte el supervisor de los trabajos en Fukushima del Ministerio de Energía, Transporte e Industria, Satoru Toyomoto.

Ambos también admitieron los "complejos desafíos técnicos" que aún tiene por delante la central como la retirada del combustible nuclear derretido durante las fusiones que sufrieron los reactores a raíz del terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011.

El primer paso en esta dirección ha sido introducir varios modelos de robots durante los últimos meses en el interior de los reactores 1, 2 y 3 de la planta, con la misión de medir los niveles de radiación y la temperatura, entre otros detalles, y de localizar el combustible fundido.

No obstante, aún no se ha logrado "identificar el estado exacto" de estos materiales debido a la radiactividad extrema dentro de los reactores, que ha dañado algunos de los autómatas empleados, y al hecho de que las vasijas de contención fueron inundadas con agua marina para evitar fugas de radiación y refrigerar el combustible.

En este contexto, y teniendo en cuenta que nunca antes se ha retirado combustible fundido del interior de un reactor, TEPCO, el Gobierno y varias empresas niponas tratan de desarrollar una tecnología robótica que permita iniciar esta tarea hacia 2021.

El principal riesgo que esos trabajos conllevarán serán las posibles fugas radiactivas o la exposición de los trabajadores a la radiación, según admitió el responsable de TEPCO, quien también señaló medidas preventivas en este sentido como la instalación de cubiertas sobre los reactores.



regina