Internacional - Población

Más frío en Europa que en el Ártico

2018-03-03

La ola de frío continúa golpeando fuerte en toda Europa. Las fuertes nevadas y las...

Roger Sabatés, AFP

El Ártico se ha instalado en Europa y Europa en el Ártico. Al menos, eso es lo que indican las cifras que registran los termómetros. Mientras en las regiones alpinas de Suiza alcanzaron este jueves los -40 grados centígrados, la temperatura del aire en el Polo Norte subió el domingo por encima de los cero grados.

“En Europa no hace más frío que en otros inviernos. La anomalía no está en Europa, sino en el Ártico”, cuenta Robert Monjo, investigador de la Fundación para la Investigación del Clima. Monjo explica que todos los inviernos se producen estas oscilaciones de temperatura entre las dos regiones y asegura que los dos fenómenos no están directamente relacionados. Sin embargo, afirma que el avance del deshielo en la zona más septentrional del planeta como consecuencia del cambio climático está provocando un aumento inusitado de las temperaturas: “El Ártico está sufriendo mucho”, alerta con preocupación.

Este enero, el hielo de esta región registró un nuevo mínimo que ha situado su superficie en cifras que no se alcanzaban desde hace 38 años, según las imágenes captadas por satélite.“La situación es de incertidumbre. Algunos informes dicen que el Ártico puede desaparecer en 10, 20 o 30 años, pero no se sabe con certeza”, afirma. El pasado domingo, Peter Glieck, presidente emérito del Pacific Institute y miembro de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense afirmó que en esa parte del planeta hace más calor que nunca. “El cambio climático causado por los humanos está empezando a transformar radicalmente nuestro planeta”, escribió Glieck en un tuit.

En Europa, según cuenta Monjo, el calentamiento global no traerá más frío en invierno: “Lo único que puede pasar es que haya más nieve y más precipitaciones”. En este caso, la tendencia  solo afectaría a los meses de verano, donde el investigador asegura que se registran valores más altos cada año.

Más de medio centenar de muertos por el frío

La ola de frío continúa golpeando fuerte en toda Europa. Las fuertes nevadas y las bajas temperaturas, inusuales en este periodo del año para muchas regiones del continente, ya han dejado 55 muertos en el último recuento de la agencia France Presse (Afp) este jueves por la noche. En Polonia, donde los termómetros han llegado hasta -15 grados centígrados, se ha contabilizado el mayor número de víctimas mortales con un total de 21 fallecidos. En este recuento no se han contabilizado el número de víctimas en Hungría, que ascendió a 21 este miércoles, según la ONG Foro Social Húngaro.

Por países, se ha registrado la muerte de seis personas en República Checa; cinco en Lituania; cuatro en Francia; tres en España y dos en Italia, Serbia, Rumanía y Eslovenia. Además de uno en Reino Unido y en los Países Bajos. En Eslovaquia, el frente polar ha causado siete muertes, según ha comunicado el servicio médico de rescate a la agencia Afp.

"Los que tienen más riesgo de contraer enfermedades relacionadas con las bajas temperaturas son gente mayor, niños, y las personas que presentan dolencias crónicas o limitaciones psíquicas o físicas", ha dicho la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un comunicado, donde ha añadido que los sintecho, los inmigrantes y las personas con menos ingresos son también las más afectadas por el temporal.

En ciudades como París, las autoridades continúan los operativos de emergencia para proteger a los cerca de 3,000 personas sin hogar que viven en la capital. El pasado jueves, una treintena de oficiales pasaron la noche en la estación de Austerlitz tratando de evitar que algunos ciudadanos durmieran allí. En Alemania, la organización nacional para la protección de las personas que no tienen hogar ha pedido que se abran albergues también durante el día.

La ola de frío polar, conocida como 'La Bestia del Este' o 'El Oso Siberiano', también ha generado numerosas incidencias en el tráfico aéreo y terrestre en todo el continente. El aeropuerto de Dublín (Irlanda) ha cancelado todos sus vuelos hasta el sábado y otras terminales en Escocia, Holanda, Reino Unido o Suiza. En el país transalpino se ha alcanzado una temperatura mínima récord de -40 grados centígrados.

Las fuertes nevadas han provocado en el norte de Italia la cancelación del 50% de los trenes regionales y en la ciudad de Nápoles las escuelas echaron el cierre el pasado miércoles. En Francia, cerca de Montpellier, situada al sur del país, cerca de 2,000 conductores quedaron atrapados en una autopista durante horas. "La autopista parece un cementerio de camiones y coches", tuiteó Anthony Jammot, un conductor atrapado durante más de 24 horas en su coche con dos menores que describió la situación como apocalíptica y denunció la falta de información y de ayuda por parte de las autoridades.



JMRS