Internacional - Seguridad y Justicia

BlackRock desafía al lobby de las armas

2018-03-04

Ahora el lobby anti-armas tiene un poderoso aliado: BlackRock, el más grande gestor de...


(ANSA) - NUEVA YORK, 3 MAR - El frente de Wall Street que presiona contra el lobby de las armas de fuego se amplia tras la masacre ocurrida en la escuela de Parkland, en Florida, el 14 de febrero y en el murieron 17 personas.
   
Ahora el lobby anti-armas tiene un poderoso aliado: BlackRock, el más grande gestor de inversores del mundo listo para lanzar fondos en los que en su portafolio no figuren más fabricantes o revendedores de pistolas y fusiles.
   
Así pues no solamente grupos aseguradores como MetLife, compañías aéreas como Delta Air Lines o colosos de la gran distribución como Walmart adhieren a esta iniciativa. El gigante norteamericano de las inversiones encabezado por el "guru" Larry Fink, desde siempre un simpatizante y financista del Partido Demócrata, decidió salir a la luz en este debate que, con el pasar del tiempo, podría correr el riesgo de no llegar a nada más que promesas.
 
Y justamente como ocurrió tras la masacre de los niños de la escuela de educación elemental de Newtown, en Connecticut, o la del concierto de Las Vegas, la más sangrienta en la historia de Estados Unidos.
   
Empero, BlackRock, que administra 6 billones de dólares en activos, tiene más pesos específico que otros y la fuerza para ejercitar presión en el campo político, sobre todo directamente sobre la industria de las armas.
   
A los fabricantes y revendedores se les pedirá cuánto están realmente haciendo para reducir los riesgos y para cambiar sus propias políticas. El objetivo, más allá de lo que sea decidido en Washington o en los Estados norteamericanos, debe ser aquello de que pueden auto reformarse tomando medidas que limiten la difusión de las armas de fuego, elevando la edad para adquirirlas y aumentando los controles para evitar que instrumentos letales terminen en manos de quien tiene antecedentes penales o sufre problemas psíquicos.
   
Y, porqué no, también la prohibición de vender fusiles de asalto que deberían estar presentes solamente en los campos de batalla.
   
El grupo encabezado por Fink estudia además la creación de nuevos fondos de inversión que excluyan del todo a las empresas que fabrican, distribuyen y venden armas de fuego, dando la posibilidad a los clientes de hacer elecciones conscientes y elegir portafolios totalmente "gun free".
   
"Comprometerse con las empresas del sector de las armas puede en verdad guiar el comportamiento", afirma el coloso neoyorquino. Y el propio Fink, en una carta dirigida a las empresas en las que BlackRock invierte, hace un llamado en vista de las elecciones de medio término en noviembre en las que se renovará gran parte del Congreso: "Nuestra responsabilidad de comprometernos y de votar es ahora más importante que nunca".



JMRS