Espectáculos

El cuento de hadas de Guillermo del Toro se lleva el Oscar a mejor película

2018-03-05

La forma del agua también ganó mejor música original, con Alexandre Desplat, y...

Brooks Barnes y Cara Buckley, The New York Times

LOS ÁNGELES — La  ceremonia de la nonagésima entrega de los Premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas iba de lo serio a lo absurdo al tomarse tiempo para reconocer el movimiento #MeToo (#YoTambién) y para repartir hot dogs en una sala de cine aledaña al Teatro Dolby, pero al final la entrega se destacó por un llamado contundente a la inclusión y la diversidad en Hollywood.

La parábola del marginado de Guillermo del Toro, La forma del agua, fue galardonada como la mejor película y el mexicano también obtuvo el Oscar a mejor director; así, esta fue la cuarta ocasión en los últimos cinco años en que un director mexicano fue reconocido.

“Soy un inmigrante”, dijo Del Toro cuando recibió el premio a mejor director, mensaje que continuó después del galardón a mejor película en el que pidió “borrar las líneas en la arena” que dividen a personas de diferentes orígenes. “Debemos seguir haciendo eso cuando el mundo nos intenta decir que las profundicemos”.

La forma del agua también ganó mejor música original, con Alexandre Desplat, y mejor diseño de producción, con Paul Denham Austerberry.

El Oscar a mejor guion original fue para Jordan Peele por ¡Huye!, una película que se centra en el racismo entre blancos que se dicen liberales. Peele, la primer persona negra en llevarse el galardón a mejor guion original, agradeció a su madre, pues dijo: “Me enseñó a amar incluso cuando te enfrentas al odio”.

El mejor guion adaptado fue para James Ivory, de 89 años y nominado en otras tres ocasiones (aunque no había ganado). Ivory ganó por el romance homosexual de Llámame por tu nombre. Todos pueden identificarse con las emociones de un primer amor, “ya sean heterosexuales, gays o estén en un punto medio”, dijo Ivory.

Frances McDormand se quedó con la estatuilla por mejor actriz principal por su interpretación de una madre en busca de justicia por el asesinato de su hija en Tres anuncios por un crimen y dio un discurso dramático en el que apeló a la igualdad de género en Hollywood: agradeció a “cada una de las personas” en el teatro y a su hermana; luego pidió a todas las nominadas –de cualquier categoría– que se pusieran de pie: “Miren, todas tenemos historias que contar y proyectos que necesitan financiamiento”.

McDormand concluyó con: “Tengo dos palabras para ustedes: inclusion rider”, o endoso de inclusión, en referencia a la práctica en la que las celebridades añaden una cláusula a sus contratos para exigir una mayor diversidad frente y detrás de las cámaras.

El triunfo de McDormand era esperado, al igual que el de Gary Oldman a mejor actor por interpretar a Winston Churchill en Las horas más oscuras.

En su discurso, agradeció a los productores y director de la película, a Winston Churchill, a su esposa, Gisele Schmid, y a su madre de 99 años quien dijo estaba en casa viendo desde el sofá y a quien invitó a preparar el té para celebrar “cuando se reúnan y lleve a casa el Oscar”.

Por su parte, Disney continuó con su reinado en la categoría de película animada, pues la estatuilla fue para Coco, la sexta victoria seguida para Disney-Pixar. “La representación importa”, recalcó uno de los directores del filme, Lee Unkrich, en referencia a los personajes, a quienes hicieron las voces de estos y la trama, centrada en la celebración mexicana del Día de Muertos.

Coco también obtuvo el premio a mejor canción original por “Recuérdame”, escrita por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez (quienes ya habían ganado por Frozen: una aventura congelada). “No solo somos diversos, sino que estamos cerca de una representación de género del 50-50”, dijo Anderson-Lopez respecto a todos los nominados en la categoría, que incluían a los cantautores Sufjan Stevens y Mary J. Blige, al rapero Common y a Andra Day, así como a la pareja compositora Benj Pasek y Justin Paul. Anderson-Lopez recalcó que espera que pronto “todas las categorías luzcan así”.

La chilena Una mujer fantástica fue nombrada mejor película extranjera, el primer premio en esta categoría para el país sudamericano.

Los Oscar fueron bastante democráticos: solo dos de las nueve nominadas a mejor película se quedaron sin un solo premio, Lady Bird y Los archivos del Pentágono, mientras que las otras siete consiguieron por lo menos una estatuilla; así se evitó que un solo filme se quedara con la mayoría de los óscares.

Entre los demás ganadores hubo leyendas que nunca habían conseguido el premio pese a varias nominaciones, como Ivory y Roger A. Deakins (quien lo obtuvo por la fotografía de Blade Runner 2049 y ya había sido nominado trece veces antes de esta); también hubo personas que este año tuvieron su primera nominación, como Peele o Allison Janney, reconocida por sus actuaciones en televisión y quien obtuvo el Oscar a mejor actriz de reparto por Yo, Tonya.

Activismo en la ceremonia

En varios momentos de la ceremonia de premiación fueron enaltecidos la política social y el activismo, entre ellos un segmento introducido por Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, actrices que revelaron sus denuncias de abuso y acoso sexual por parte de Harvey Weinstein.

Las mujeres reconocieron que comienza a haber un giro en la cultura de Hollywood con el movimiento #MeToo y Judd recalcó que cada vez hay más voces que se unen “al coro que ya dice: el tiempo se acabo”, en referencia a la iniciativa Time’s Up para combatir el acoso sexual.

Después de que las actrices hablaron se reprodujo un video con Mira Sorvino (quien también denunció a Weinstein), Greta Gerwig (la quinta mujer nominada a un Oscar por mejor dirección) y Kumail Nanjiani (nominado por mejor guion original), quienes destacaron la importancia de contar historias más diversas y de una mayor inclusión. Nanjiani bromeó en parte sobre cómo estas películas, a las que les ha ido bien en taquilla, deben hacerse por el incentivo económico. “No lo hagan por la sociedad y la representación”, dijo, “háganlo porque se van a volver ricos”.

Asimismo, en la interpretación a mejor canción de El gran showman, “This is Me”, el coro estuvo compuesto por personas diversas y en la actuación de mejor canción de Marshall, “Stand Up for Something”, Common y Andra Day compartieron escenario con diez activistas destacados incluida Dolores Huerta, el chef José Andrés y la refugiada siria Bana Alabed.



regina