Religión

Mujeres católicas reivindican en Roma mayor presencia femenina en la Iglesia

2018-03-07

Esta es la reivindicación que ha realizado hoy un grupo de mujeres católicas en Roma...

Laura Serrano Conde

Roma, 7 mar (EFE).- La figura de la mujer tiene cada vez más peso en las sociedades actuales y uno de los retos que enfrenta la Iglesia católica es escuchar cada vez más sus opiniones y permitirles participar activamente en el análisis de cuestiones como puede ser el sacerdocio femenino.

Esta es la reivindicación que ha realizado hoy un grupo de mujeres católicas en Roma en un encuentro organizado por la asociación "Voces de fe", de la que forman parte mujeres de todo el mundo y que mañana, en el marco del Día Internacional de la Mujer, ofrecerán una conferencia para hacerse oír en la capital italiana.

"El mundo está cambiando y las mujeres están hablando alto. Tenemos que trabajar para que la Iglesia católica escuche sus voces y que estas participen en cuestiones que no se están observando", apuntó la directora general de esta asociación, Chantal Götz.

El sacerdocio femenino y la posibilidad de que ellas puedan ser diaconisas son solo algunos ejemplos, aunque no los únicos, de cómo la Iglesia católica puede incrementar la participación de la mujer en la vida religiosa.

"Vamos a hablar de la ordenación de las mujeres, ¿por favor, podemos hablar de ello? Pongamos sobre la mesa los argumentos de por qué una mujer no puede ser sacerdote. Hablemos de ello", pidió la directora del Catholic of Siena College de la Universidad de Roehampton (Londres), Tina Beattie.

Junto a ella, también la expresidenta de la República de Irlanda entre 1997 y 2011, Mary McAleese, abordó este asunto y opinó que "si la Iglesia ha dicho que está fuera de agenda, vamos hablar de cómo meterlo en la agenda".

"Me gustaría saber cómo las mujeres pueden tener papeles más activos en la Iglesia", apuntó.

"Yo estoy totalmente a favor de la ordenación de las mujeres, pero la cuestión de la inclusión va más allá. De acuerdo, el papa ha dicho 'no' a la ordenación de las mujeres, pues no hablemos de ello, hablemos de lo que sí vamos a hacer para contar más con las mujeres", añadió.

En su opinión, el papa Francisco "podría hacer más de lo que está haciendo" para favorecer la implicación femenina en el mundo religioso y lamentó que tuviera que "ser preguntado directamente por una religiosa sobre el papel de las diaconisas, no salió de él".

La expresidenta de la República de Irlanda se refirió así al encuentro que mantuvo el papa Francisco en mayo de 2016 en el Vaticano con un grupo de religiosas en el que fue preguntado por este tema.

"Es una posibilidad a día de hoy", reconoció entonces.

Pocos meses después, en agosto de 2016, el papa Francisco ordenó instituir una comisión para estudiar cual fue el papel de las diaconisas en los primeros años de la Iglesia católica.

Para la teóloga alemana Alina Oehler, "pensar en la posibilidad de tener mujeres diaconisas a corto plazo es quizá aspirar demasiado" pero sí ve necesario que las mujeres tengan una "mayor visibilidad" y desempeñen roles de cierto peso en las instituciones religiosas.

Oehler planteará esta cuestión en la reunión que el Vaticano ha organizado del 19 al 24 de marzo para escuchar a jóvenes de todo el mundo y preparar el Sínodo de los Obispos previsto para octubre y en el que se hablará sobre juventud.

"Cuando mis amigas hablan de la Iglesia piensan inmediatamente en hombres, en obispos, cardenales, en el papa. No imaginan que una mujer pueda tener un papel relevante en la Iglesia", comentó.

En esta línea, la expresidenta de la República de Irlanda matizó que esta mayor visibilidad debe estar acompañada también por las voces femeninas.

"Una visibilidad sin voz, que es lo que tenemos ahora, no es una buena solución", valoró McAleese.

La revista "Donne, Chiesa, mondo" del diario vaticano "L'Osservatore Romano" publicó recientemente un artículo en el que abordaba el trabajo "casi" gratuito que las monjas desempeñan para la alta jerarquía de la Iglesia Católica.

El articulo, firmado por Marie-Lucile Kubacki, recogía testimonios de algunas religiosas bajo anonimato para informar sobre el tema de las monjas y los servicios domésticos que ofrecen a obispos y cardenales.

Así, explicaba que algunas monjas "se levantan al alba para preparar el desayuno y se van a dormir una vez que la cena ha sido servida, la casa ordenada y la colada lavada y planchada" y que "raramente son invitadas a sentarse a la mesa en la que sirven".

Además, reconocía que la situación de las religiones "no se trata solo de dinero" sino que el problema "más grande" reside en el reconocimiento de su labor.



yoselin