Nacional - Política

El muro, la disputa interminable con Estados Unidos

2018-03-12

"El presidente de México, que es una gran persona, llamó y dijo: 'queremos...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 11 MAR - México y Estados Unidos volvieron a chocar por el muro que pretende construir el presidente Donald Trump en la frontera, cuando están listos sólo unos cuantos prototipos que el magnate acudirá a observar en los próximos días.

El tema se está convirtiendo en motivo de disputa interminable y en la causa principal de que las relaciones hayan caído en su peor nivel en varias décadas, como lo demostró la declaración del sábado a la noche de Trump cuando relató el diálogo telefónico que mantuvo el pasado día 20 con su homólogo Enrique Peña Nieto. "¿Estás loco?", le dijo en el momento más álgido de la conversación, cuando Peña le pidió que hiciera un pronunciamiento público en el cual dijera que México no pagará por el muro en la porosa y accidentada frontera, de más de 3,200 kilómetros, que separa a ambos países.

"El presidente de México, que es una gran persona, llamó y dijo: 'queremos que dé una declaración en la que diga que México no pagará por el muro'. Le contesté: ¿estás loco? No haré esa declaración", señaló ante un grupo de simpatizantes en Pennsylvania.

"Tiene qué hacerlo", insistió Peña y Trump preguntó "¿es motivo de ruptura? Peña respondió que sí. Entonces le dije: 'bye bye con tu acuerdo", indicó Trump.

El incidente verbal es similar al ocurrido hace un año, a fines de enero, a unos días de la asunción de Trump en la Casa Blanca, cuando las divergencias alcanzaron tal nivel que Peña decidió cancelar su visita a Washington, como sucedió también ahora.

El canciller Luis Videgaray respondió hoy a las declaraciones de Trump en un mensaje por Twitter en el cual dijo que el 20 de enero Peña "reiteró con firmeza lo que siempre hemos dicho todos los mexicanos: nunca pagaremos, de ninguna manera, por un muro en la frontera".

"Bajo esa premisa, seguiremos trabajando de manera constructiva en la relación bilateral con Estados Unidos", indicó. Peña Nieto se refirió al tema, que se ha vuelto una obsesión para Trump, en una entrevista al diario chileno El Mercurio, en la cual dijo que la construcción del muro en cuestión "no es un gesto amistoso".

De visita en Chile para la asunción del presidente Sebastián Piñeira, Peña Nieto dijo que "si bien la construcción del muro no es un gesto amistoso, se trata de un tema de política interior en el que el pueblo y el gobierno estadounidenses habrán de tomar una decisión soberana".

El nuevo diferendo por el muro ocurre a unos días de que el enviado de Trump a México, Jared Kushner, su yerno, se reunió por más de tres horas el pasado miércoles con Peña Nieto.

La visita estaba pensada para tratar de suavizar las tensas relaciones bilaterales, después de que se canceló de nueva cuenta la visita de Peña. México y Estados Unidos no sólo se han enfrentado por el muro, sino por el del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, sometido hoy a una renegociación, pero bloqueado por temas como las reglas de origen en el sector automotriz y la "cláusula sunset", que prevé la cancelación automática del acuerdo cada cinco años.

México y Canadá se oponen a que Washington aumente el contenido de las partes de los automóviles y a que haya una "muerte súbita" del instrumento. Por si fuera poco, Trump anunció la imposición de aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio que afectará sobre todo a países de Europa y Asia y podría desatar una "guerra comercial" de desastrosas proporciones.

México y Canadá fueron eximidos temporalmente de la medida, mientras se renegocia el TLCAN, pero sobre ambas naciones pende la "Espada de Damocles" de sufrir la misma suerte que los demás proveedores de Estados Unidos. En ese contexto Trump acudirá en la semana que inicia a la ciudad de San Diego, fronteriza con México, para dar el visto bueno a los primeros prototipos del muro, convertido en "manzana de la discordia" entre ambas naciones.


 



yoselin