Nacional - Política

Ni López Obrador es Hugo Chávez, ni México es Venezuela: Jean Meyer

2018-03-24

 López Obrador no es Chávez ni México, Venezuela. Tampoco se parece a Trump...

Cecilia Ballesteros, El País

No quiere fotos. Coqueto y en plena forma, Jean Meyer recibe a El PAÍS en su casa de una zona residencial del oeste de Ciudad de México. En un español perfecto, que a veces delata su origen francés, el autor de La Cristiada, Premio Nacional de las Ciencias y las Artes de México, miembro de la Academia mexicana de la Historia y ahora profesor emérito del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desgrana su visión sobre este año electoral que supone una encrucijada entre el cambio y la continuidad sin parangón en la historia reciente de México. Para el prestigioso intelectual, nacionalizado mexicano, los problemas se han agravado en este sexenio, con pocos visos de solución a corto plazo, independientemente de quien gane las elecciones. Lo revolucionario, en su opinión, sería atajar problemas como la pobreza y la sanidad, unos objetivos más alcanzables y menos retóricos que pretender acabar con la corrupción y la violencia, pero que, lamenta, no forman parte de la campaña de ninguno de los candidatos que se presentan a los comicios presidenciales del 1 de julio.

Pregunta. La sociedad mexicana parece más desalentada que años atrás…

Repuesta. No sé si desalentada o enojada. Igual ambas cosas van juntas. Pero, efectivamente, hay un hartazgo de que, aparentemente, no se ha logrado nada en este sexenio. Digo aparentemente porque estoy seguro de que las reformas que se hicieron tendrán algún efecto positivo a largo plazo. El sexenio empezó con esperanza porque, en esta ocasión, no se puso en duda que había ganado Peña Nieto. Hubo un pacto, casi podríamos decir que de civilidad, no sé si con todos los partidos, pero sí por lo menos con el PAN que, en este caso, se portó con responsabilidad, como si fuera la leal oposición a su majestad. No hubo un momento revanchista. Pero la violencia estaba ahí y el presidente Peña Nieto regresó a la misma estrategia de Felipe Calderón de mandar al Ejército. Desde entonces, hay dos obsesiones de los mexicanos que explican su hartazgo, su desaliento y su enojo: la corrupción y la violencia. Una de las explicaciones es que la alternancia política, que es algo deseable, precipitó el fenómeno. Durante décadas, los narcotraficantes estuvieron sometidos al Estado mexicano que les cobraba un derecho de protección. En 2000, cuando el PRI pierde la presidencia, el presidente deja de tener el poder que tenían los anteriores. Entonces, llega un momento en que ya no es el Gobierno de turno o los gobernadores del PRI quienes venden la protección, sino que tienen que negociar y es cuando la violencia se dispara, se vuelve permanente.

P. Hay zonas del país que parecen fuera de control, donde la población es rehén de la violencia de bandas, ya no víctimas del fuego cruzado entre las fuerzas de seguridad y los delincuentes...

Hay un hartazgo de que, aparentemente, no se ha logrado nada en este sexenio

R. Exacto. Es un fenómeno de fragmentación, de multiplicación. Como la ameba que se corta en dos, se corta en dos y se corta en dos… Muchas veces los gobernantes se hacen los tontos, pero la gente no. Por ejemplo, la autoridad política en Ciudad de México dice que no hay problemas hasta que, hace 15 días, dos niños de 13 y 14 años mueren a balazos en Tepito, peleando. No son víctimas del azar o de balas perdidas. Están en la ciudad. No hay ningún lugar del país que esté a salvo en este momento. A veces se logra una pacificación momentánea, como en Tijuana, pero ya me dicen que otra vez está remontando… Es el cuento de nunca acabar. No digo que no haya solución, pero será a largo plazo.

P. Más de 11 años de violencia son muchos para no dejar huella. ¿Está cambiando la sociedad mexicana?

R. Ese es el otro fenómeno. El de la banalización de la violencia y el de la violencia con un sadismo gratuito. Sabemos que hay jóvenes, muchas veces niños, que quieren ser sicarios y la prueba a la que les someten es que tienen que torturar o matar con arma blanca a alguien y que antes de hacerlo o de entrar en acción se drogan y eso explica que todo sea desmedido: tatuar a las víctimas, desmembrarlas o enterrar el cadáver junto a un animal, una simbología demoníaca.

El feminicidio es un fenómeno permanente. El sadismo puede que haya crecido, pero no creo que el número de asesinatos, hay una enfermedad mental

P.¿Cree que esa banalización está relacionada con el auge de los feminicidios?

R. Sí. Creo que honestamente, más que crecimiento, hay una mayor visibilidad. Empieza a haber un movimiento de mujeres organizadas en México, no tan fuerte como en otros países, pero ya empieza, las madres que buscan a sus hijos o hijas desaparecidos y ahora se les da publicidad como casos ejemplares. Por desgracia, el feminicidio es un fenómeno permanente. El sadismo puede que haya crecido, pero no creo que el número de asesinatos, hay una enfermedad mental. En los peores momentos de la Revolución, en 1913, o entre 1926 y 1929, cuando la Cristiada, se solía utilizar, pero no de manera tan generalizada, el tormento a la víctima para hacerla hablar. Pero a quienes lo hacían se les consideraba locos, casos especiales. Se buscaba una explicación racional para esos comportamientos.…

P. Los mexicanos protestan poco, no reclaman…

R. Porque sabemos que no hay nada que hacer. Un amigo de origen republicano español me dice que es la herencia asiática. Algo de eso hay. Y también la experiencia interiorizada de que no va a servir para nada.

Hasta ahora, la campaña electoral ha sido lamentable, no ha existido

P. ¿Cómo está viendo la campaña electoral?

R. Hasta ahora, lamentable, no hay campaña. Hay golpes, pero programas no he visto.

P. ¿Qué debería estar, en su opinión, en primer plano de la campaña? ¿Por dónde debería empezar a cambiar México?

R. En orden de importancia, el primer tema es la lucha contra la pobreza. La lucha contra la corrupción y la violencia es a largo plazo. Son esenciales, son primordiales, pero lentas. Se necesitaría un cambio en la cultura política mexicana para que lo que hiciera el próximo presidente en seis años, no fuera destruido por el siguiente. El segundo punto es, y ningún candidato lo ha tocado, la sanidad. La crisis de los hospitales, el abandono… Mi tercera prioridad es la crisis ambiental. México sigue destruyendo sus bosques, la expansión de la mancha urbana de Ciudad de México es una locura, es un crimen, cualquier megalópolis mexicana tiene una contaminación intolerable y solo nos preocupa a tres locos, nadie nos pela.

P. ¿Cree que existe como una nostalgia de un PRI auténtico?

R. La necesidad de unificar a todos los mexicanos, como proclama Morena, era una idea del viejo PRI. Frank Brandenburg, el politólogo de los años 70, comparaba al PRI con una catedral. Los arquitectos saben que la catedral tiene su nave central y sus capillas laterales, a la derecha y a la izquierda, donde caben todos los santos. Cuando ahora comparan a Morena en una metáfora un poco fea con el camión de la basura, yo remito a la metáfora de la catedral. Creo que realmente la ideología, la cultura política que mueve a López Obrador, porque realmente el movimiento es su persona, es la del [partido] Nacional Revolucionario [antecedente del PRI] y no digo revolucionario en sentido marxista.

P. Hay quien lo compara con Hugo Chávez…

R. López Obrador no es Chávez ni México, Venezuela. Tampoco se parece a Trump que es rápido, pero los dos han dicho de manera diferente que iban a conseguir sus objetivos por su personalidad. López Obrador ha dicho que cuando llega a la presidencia un hombre incorruptible y cuando la presidencia es la encarnación de la honestidad se acaba la corrupción. Tiene una base, un electorado duro, convencido, que no le va a fallar. Luego tiene a mucha gente que, aunque no le guste, lo ve como la única rendija, la única pequeña posibilidad de cambio…

P. Mucha gente piensa que las cosas no pueden ir a peor…

R. Así es. Y luego está la gran incógnita de los millones de jóvenes que van a votar por primera vez. Hablé con los responsables de los sondeos serios y me dicen que no saben qué va a pasar, que ni saben si van a votar.

P. ¿Cómo pueden ser las relaciones con Donald Trump si López Obrador es presidente?

R. En la práctica, jamás los intercambios comerciales han sido tan fuertes y la emigración es necesaria en la vida cotidiana de los Estados fronterizos y los gobernadores de esos Estados saben que su economía depende de esa zona fronteriza, que no es una frontera, sino una región. México podría darse el lujo de decir ni te oigo ni te contesto. Nadie sensato puede pensar en golpear a EE UU. Lo único que hay que hacer es esperar que la investigación del fiscal Robert Mueller o cualquier otra dé resultado… o a que si Trump es derrotado en las elecciones intermedias de noviembre, quien tome el poder en México el 1 de diciembre, pueda descansar.



JMRS