Internacional - Seguridad y Justicia

Seúl y Washington concluyen sus maniobras un día antes de lo previsto

2018-05-24

El propio presidente surcoreano, Moon Jae-in, consideró durante su viaje a Washington de...

 

Seúl, 24 may (EFE).- Corea del Sur y EU concluyen hoy, un día antes de lo previsto, unas maniobras aéreas que han propiciado la condena del régimen norcoreano en los últimos días tras meses de acercamiento y llevado a Pyongyang a congelar el diálogo con Seúl.

"El ejercicio Max Thunder concluye mañana como estaba previsto, pero las maniobras de vuelo terminan hoy y los pilotos solo participarán el viernes en una sesión informativa", explicó a Efe un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano.

Aunque el portavoz no quiso indicar el motivo por el cual los ejercicios de vuelo terminan un día antes de lo originalmente previsto, se cree que el enojo de Corea del Norte podría estar detrás de esta decisión.

El propio presidente surcoreano, Moon Jae-in, consideró durante su viaje a Washington de esta semana que el fin de estos juegos de guerra contribuiría a que el Norte retomara contactos con el Sur.

La pasada semana Pyongyang cambió bruscamente el tono usado en los últimos meses con Seúl y Washington y, como en anteriores ocasiones, consideró que Max Thunder es un ensayo para invadir su territorio pese a que, al calor del reciente deshielo diplomático, el régimen había dado su visto bueno a la ejecución de maniobras.

La propaganda norcoreana hizo hincapié en que el despliegue de "activos estratégicos estadounidenses" para estas maniobras -una referencia a los bombarderos B-52- era contrario a lo expresado en la declaración conjunta que firmaron los líderes de las dos Coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-in, el pasado 27 de abril.

En ella, las dos Coreas, técnicamente aún en guerra, se comprometieron a trabajar por el establecimiento de la paz y la "completa desnuclearización" de la península coreana.

En los ejercicios han participado más de 100 aeronaves, incluidos los cazas furtivos F-22, aunque finalmente no lo hicieron los B-52, en otra decisión que se entiende como un gesto para apaciguar a Corea del Norte.

En paralelo a las protestas por las maniobras, el régimen aseguró también la pasada semana que la celebración de la cumbre prevista el 12 de junio en Singapur entre Kim Jong-un y el presidente de EU, Donald Trump, peligraba por las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral".

Hoy mismo, Pyongyang ha vuelto a insistir en ese mensaje diciendo que el futuro de la cumbre "depende totalmente" de Washington. 



regina