Mensajería

Aumentad el sistema Inmunológico del Espíritu

2018-05-30

Es necesario ante una enfermedad peligrosa, antes que aumentar el sistema inmunológico del...

Por: Margarita Gonzalez 

Jesús dice:

Es necesario ante una enfermedad peligrosa, antes que aumentar el sistema inmunológico del cuerpo, pensar en el sistema inmunológico del alma.

Invertís grandes sumas de dinero y esfuerzo personal en mejorar  el sistema inmunológico del cuerpo por medio de dietas que los sacan de su rutina y rompen la armonía que debe reinar en los hogares, en el matrimonio, y los lanza a emprender dietas que demandan mucho esfuerzo y dinero y también mucho tiempo que estaría mejor empleado dedicándolo a Dios, a los hijos, a la esposa (o).

Esos esfuerzos mejor oriéntenlos hacia los demás, el dinero que se pudiera invertir en esas dietas costosas, mejor dedíquenlo a ayudar a los necesitados, a hacer el bien.  En lugar de tristezas, llenar el hogar de alegría, de paz, de bien, teniendo a Dios siempre como el Centro de todas vuestras vidas.

Dediquen un tiempo a visitar enfermos que requieran de vuestra visita para alegrarse, a ancianos, a huérfanos.  Obren el bien, y sientan la satisfacción que el bien obrado nos da.  La satisfacción nos produce felicidad por el hecho mismo de hacer el bien, y esa felicidad aumenta el sistema inmunológico del alma.

Continuad vuestra vida diaria, su rutina, vivid alegres dando gracias a Dios por el Don de la Vida, que lo que tenga que ocurrir, ocurrirá, y ¿qué mejor estar en manos de  Dios para cualquier evento?

Recordemos siempre el gran Amor de  Dios que siempre está con los suyos y con la tranquilidad y confianza que un bebé está en los brazos de su Padre, así también pónganse en las Manos de Dios Misericordioso y Amoroso.

Que ésta enfermedad que os aflige sea motivo de santificación y esperanza en Dios  Confiad en Él que nada ocurre en que Él no obre sacando de un mal un bien mayor.

Poned a Dios siempre en vuestro corazón para llevarlo a través de vuestros actos y obras.

Dios nunca abandona a los suyos.  ¡CONFIAD!.


 



regina