Tendencias

¿Cómo salvar la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un?

2018-05-31

En la agenda de la reunión, la de más alto nivel entre representantes de ambas...

MARTA TORRES | El Mundo

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, marcó en rojo su reunión de este miércoles por la tarde con el secretario de Estado, Mike Pompeo, a la que también acudió el vicepresidente, Mike Pence. Una vez terminada, el jefe de la diplomacia tenía previsto poner rumbo a Nueva York para encontrarse con el ex jefe de Inteligencia del país asiático, Kim Yong-chol, vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores.

Un portavoz del departamento de Estado confirmó a EL MUNDO que "el encuentro tendrá lugar el jueves por la mañana, y probablemente se prolongará hasta por la tarde". "Todavía trabajamos en decidir un lugar, que tiene que ser neutral. Un hotel o una residencia. Será en la parte este de Manhattan, donde se ubica la sede de Naciones Unidas, debido a las restricciones de viaje de Kim Yong-chol, que no puede alejarse de la zona de la ONU", explicó la citada fuente.

Mientras, el miércoles por la tarde Pompeo y Kim cenaron juntos después de su llegada a Manhattan en el edificio Corinthian de Nueva York para preparar su encuentro del jueves por la mañana. Ubicado en la calle 38 del lado este, suele ofrecer reincidencia a los diplomáticos de la ONU debido a su proximidad a Naciones Unidas, el cual se encuentra muy cerca de la misión de China y Corea del Norte ante la ONU.

En la agenda de la reunión, la de más alto nivel entre representantes de ambas capitales de los últimos 18 años, se subraya el programa nuclear de Corea del Norte. Única pista sobre la cita, de la que se ha evitado facilitar cualquier detalle. "De momento, sólo trabajamos en concretar la hora y el lugar del encuentro. Más que sobre el programa nuclear en concreto, ambas partes (por Pompeo y Kim Yong-chol) quieren saber si la otra (por Trump y Kim Jong-un) va en serio con la cumbre", indicó el portavoz del departamento de Estado. Este jueves después de su encuentro, Pompeo mantendrá en el Hotel Palace, detrás de la catedral de San Patricio, un encuentro con los periodistas, programado en un principio a las dos y media de la tarde (ocho y media, en España).

Sancionado por Washington, Kim Yong-chol en Nueva York tiene la misión de su país ante Naciones Unidas, el único lugar en EU que puede proporcionar soporte lógístico para comunicarse con Pyongyang. Técnicamente en guerra con Washington, no tienen relaciones diplomáticas desde la Guerra de Corea, que terminó con un armisticio pero sin tratado de paz.

La semana que viene Trump se reunirá con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, para preparar la cumbre. Una confirmación que se espera después del encuentro de Pompeo, posiblemente para el 12 de junio en Singapur. Estos días, hay dos equipos de Washington que trabajan en la logística de la posible reunión: en el pueblo de Panmunjom, localizado en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, y Singapur.

Las opciones del presidente

Asumiendo que la visita de dos días de Pompeo allane el camino hacia la cumbre, todavía Trump y Kim se presentarán con dos agendas distintas. El republicano tiene grandes expectativas: completa, verificable e irreversible desnuclearización. El norcoreano, su propio orden de cómo actuar: completa desnuclearización, pero después de que termine la "política hostil" de Estados Unidos.

Si Pompeo tiene éxito el jueves en su encuentro, se valorarán tres escenarios. Por un lado, la entrega de cierto número de armas nucleares. Como muestra de buena voluntad, sería una opción para Trump, debido a que sería muy sencillo de captar en televisión. Un escenario perfecto para reclamar el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, a efectos prácticos, representaría pocos adelantos.

Otra posibilidad es la congelación del programa. El líder norcoreano ya se ha comprometido a cesar el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales y pruebas nucleares. Incluso, organizó un gran espectáculo al demoler los túneles en Punggye-ri, el único lugar conocido donde se han realizado los tests subterráneos. Pero nada de lo que ha hecho es irreversible.

La última opción: por fases. Ya revelada el lunes, la hoja de rota de una total desnuclearización consistiría en tres fases, que se desarrollarían a lo largo de diez años.



Jamileth