Internacional - Política

Seehofer rompe con Merkel

2018-07-01

La noticia se conoció tras una sesión dramática realizada en Munich y que...

Por Rosanna Pugliese

(ANSA) - BERLIN, 1 JUL - El ministro del Interior alemán y líder de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, decidió romper con la canciller Angela Merkel de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), al presentar su dimisión en medio de la crisis migratoria que sacude al gobierno de coalición.
    
La noticia se conoció tras una sesión dramática realizada en Munich y que duró más de siete horas. El jefe de CSU en el Bundestag, Alexander Dobrindt, sin embargo, inmediatamente rechazó la medida diciendo: "Así no puedo aceptarlo".
    
Mientras tanto, reunidos en Berlín esta tarde, los Demócrata-Cristianos protegieron a la Canciller: el partido apoya la línea europea de Merkel, el rechazo unilateral de los inmigrantes sería el camino equivocado.
    
Pero la determinación de Seehofer y sus partidarios en contra de las políticas de asilo de migrantes apoyadas por Merkel, en especial tras la cumbre del Consejo Europeo de esta semana, actuó como detonante entre los aliados políticos. El pasado sábado por la noche Merkel y Seehofer mantuvieron un encuentro de dos horas en la Cancillería, en el cual el ministro intentó convencerla de su punto de vista, pero ella "no se movió un centímetro" de sus posturas.
    
Según Seehofer el acuerdo de la cumbre europea resultó "insuficiente" en el tema migratorio. Hoy respaldado por su partido, el "halcón bávaro" insistió en la devolución inmediata a las fronteras de los inmigrantes ilegales, un tema en el que la Canciller no llegó a un acuerdo en forma con los países más importantes, remarcó junto a los suyos.
    
Seehofer se refirió a Italia y Austria, por ejemplo, una cuestión que la propia Merkel reconoció hoy en una entrevista con la cadena ZDF.
    
"Un acuerdo con Italia no fue posible. Italia quiere primero obtener una reducción de los migrantes que llegan a ese país. El primer ministro (Giuseppe Conte) dijo que tienen la impresión de que desde hace tiempo se quedaron solos" en este tema, dijo Merkel. Pero el diálogo prosigue.
    
Para la canciller alemana "está claro que la Unión Europea es lenta, el problema no está ciertamente resuelto, todavía resta mucho trabajo, pero quiero que Europa se mantenga junta", aclaró.
    
La jornada de hoy estuvo marcada por la expectativa de una declaración de Seehofer anunciada para las 18 horas locales, que se fue dilatando hora tras hora por la prolongación del debate dentro de la reunión partidaria de la CSU en Munich.
    
También en Berlín había una cumbre partidaria, pero de la CDU en esta jornada.
    
Luego se esperaba el pronunciamiento de Merkel, ya que Seehofer podía anunciar su renuncia o mantener su posición obstinada sobre las devoluciones de migrantes, obligando a la Canciller a pedírsela de todos modos, abriendo de hecho la crisis dentro de la coalición gobernante.
    
Al ser consultada temprano por la tarde por la cadena ZDF sobre si podía llegar a desplazar de su cargo a Seehofer, Merkel no quiso responder a "preguntas hipotéticas" ni anticipar medidas.
    
"Quisiera que la Unión CDU-CSU continuara trabajando junta, es una historia de éxito para Alemania, juntos somos mucho más fuertes", aclaró en el reportaje.
    
"Para mí es también importante que no se tomen decisiones unilaterales, no acordadas y a cargo de otros países", advirtió de todos modos.
    
La canciller alemana destacó que desde su punto de vista el paquete acordado en Bruselas esta semana proporciona "en su conjunto una respuesta equivalente" a las reivindicaciones de Seehofer.
    
Pero el propio ministro bávaro lo desmintió, tras divulgarse anticipos del reportaje de ZDF, diciendo que los resultados de la cumbre "no constituían una respuesta equivalente", durante la reunión de la directiva de la CSU en Munich.
    
Existe una cuestión de credibilidad, personal y del partido, puesta sobre la mesa en Baviera por estas horas, pues la CSU se encuentra obsesionada por la perspectiva de perder la mayoría absoluta en las elecciones administrativas del próximo octubre, luego del trauma del 38% obtenido en las federales de septiembre.
    
Para evitarlo, siguen las posiciones de la derecha de Alternativa para Alemania (AFD) al encolumnarse en la postura de "tolerancia cero" hacia los refugiados.
    
Una línea que sin embargo hasta ahora no prometería dar réditos, porque los sondeos muestran que justamente en Baviera crece la popularidad de Merkel. Por lo tanto cabe preguntarse qué puede pasar si de verdad le fuerzan la mano a la Canciller.
    
Entonces Merkel podría buscar nuevos aliados, para lo cual los Verdes ya se declararon dispuestos a entablar conversaciones, molestos con la actitud de la CSU.



JMRS