Nacional - Política

Redes sociales, clave para López Obrador 

2018-07-10

"No había comparación en la potencia en redes del equipo de AMLO (siglas del...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 10 JUL - Las redes sociales fueron claves en la victoria de Andrés López Obrador, el "tsunami" electoral de las presidenciales del 1 de julio pasado en México, según algunos expertos.
    
Tal como ocurrió antes con comicios en Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros, el activismo en el ciberespacio hizo la diferencia frente a sus competidores, a pesar de que estos eran más jóvenes. El propio politólogo de 64 años, el primer hombre de izquierda en ganar unas elecciones en la historia del país, en su primer mensaje -tras anunciarse su victoria el domingo a la noche- rindió tributo a las "benditas redes sociales" que permitieron el triunfo arrollador, por más de 53% de los votos.
    
Aunque el uso de los "social media" se había popularizado en elecciones anteriores, fue en las pasadas en que alcanzaron la plena madurez y se perfeccionaron como un arma poderosa para convencer sobre todo a los jóvenes reticentes a participar en las urnas.
    
"No había comparación en la potencia en redes del equipo de AMLO (siglas del futuro presidente) frente a los de sus competidores", dijo Macario Schettino, profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey.
    
"Quien ganó la elección para López Obrador fue el equipo que construyó, desde 2008, una plataforma capaz de elaborar una narrativa artificial, pero poderosa, que convenciera a los mexicanos de que nunca se había vivido un peor momento", afirmó Schettino. "Fue eso lo que permitió sumar a los 16 millones de votos tradicionales de AMLO una cantidad no menor en buena parte del país, y fue eso lo que convenció a muchos" de "dejar su partido para subordinarse al nuevo líder", consideró el experto.
    
El equipo de López Obrador supo construir "una plataforma impresionante" para elaborar "una narrativa concreta: México es una tragedia", según el especialista. En cambio, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto "jamás entendió esa nueva forma de comunicación", y siguió trabajando como en el pasado, con base en los medios tradicionales, es decir, la televisión, la radio y los periódicos, expuso.
    
Uno de los puntos de inflexión del gobierno Peña Nieto fue en septiembre de 2014, cuando estalló el escándalo de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, estado sureño de Guerrero.
    
A fines de ese año, se activó otro al difundirse que la esposa del mandatario había adquirido una lujosa mansión en un barrio exclusivo de la capital en cuatro millones de dólares a un contratista gubernamental, cuando su costo real era de siete millones.
    
Fueron precisamente las redes sociales las que se encargaron de magnificar ambos temas y ello llevó al derrumbe de la popularidad del mandatario hasta un 20%, sostienen los analistas. El resultado fue que en las elecciones intermedias de 2015, el gobernante Partido Revolucionario Institucional perdió en siete de 9 estados en los que se disputó la gobernación, el preámbulo de la debacle posterior.
    
"Más que un factor determinante, las redes sociales fueron una herramienta que se supo aprovechar" en los comicios pasados, dijo Eduardo Mateo, profesor de la Facultad de Estudios Superiores de Aragón de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
    
Yanic Pérez Verti, asesor político de redes sociales, dijo que uno de los motivos del triunfo de López Obrador en el mundo digital, fue que "los propios internautas, principalmente jóvenes, creaban el contenido".
    
"Sus contrincantes sacaban un mensaje que se tardaban años en producir y personas desde su celular podían hacer un meme, publicarlo" en cuestión de horas para contrarrestarlo, afirmó Pérez Verti, quien agregó que ni el oficialismo ni la derecha pudieron competir con eso.
    
Pero si López Obrador ganó la elección "en las redes sociales", como en Italia o Cataluña, España, "esas mismas redes serán ahora uno de los enemigos más complicados del nuevo gobierno", advirtió Schettino. "Sirven para destruir, pero aún no para construir, como pronto será evidente", vaticinó el académico. 


 



regina