Editorial

México sale a la calle para rememorar la matanza estudiantil de 1968

2018-10-02

El 50 aniversario de la represión del movimiento por parte de la Administración del...

Por JON MARTÍN CULLELL, El País

México ha conmemorado este martes medio siglo desde la matanza estudiantil de 1968, uno de los momentos más oscuros de la historia reciente del país. El aniversario coincide con la llegada al poder de un gobierno de izquierdas, liderado por Andrés Manuel López Obrador.
Por segunda vez en menos de una semana, el presidente electo ha acudido a la Plaza de las Tres Culturas (Ciudad de México), el lugar donde sucedieron los hechos del 2 de octubre, para honrar a las víctimas. “Nunca, jamás, daré la orden a las fuerzas armadas, a ninguna corporación policíaca, para reprimir al pueblo de México", ha asegurado. 

Horas más tarde, miles de personas han marchado desde el lugar de la matanza hasta la Plaza del Zócalo de la capital, al grito de "¡2 de octubre no se olvida, es de lucha combativa!". Entre los manifestantes caminaba Matilde Priego, de 85 años y testigo directo de la masacre. El 2 de octubre de 1968 ella se encontraba en la Plaza de las Tres Culturas, como brigadista de la Escuela Nacional de Enfermería. Cuando los soldados empezaron a disparar, cundió el pánico. Un compañero suyo cayó muerto delante de ella y, al salir corriendo, una reja se desplomó sobre su pierna derecha. "Dos jóvenes me sacaron de allí; me salvaron la vida", recuerda. "Nunca hubo justicia". Junto a ella han marchado cuatro generaciones de su familia; todos, vestidos con camisetas negras que rezaban: "Ni perdón, ni olvido".

El 50 aniversario de la represión del movimiento por parte de la Administración del presidente Gustavo Díaz Ordaz también ha estado marcado por episodios más recientes. Durante la marcha, se han escuchado gritos de apoyo y peticiones de justicia respecto a la desaparición, todavía no esclarecida, de los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014. "No solo estamos recordando el 2 de octubre; tenemos que continuar con la lucha", ha dicho Beatriz Gaitán, que era estudiante de ciencias cuando la matanza del 68 tuvo lugar. "Ahora también tenemos problemas graves", dice en referencia a Ayotzinapa.  

La comunidad universitaria también se ha movilizado. El lunes por la noche, la torre de la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nido del movimiento estudiantil, apagó sus luces y lució sobre la fachada el mensaje "Nunca más" junto a una paloma cruzada por una bayoneta, en alusión a la imagen reproducida durante los Juegos Olímpicos de 1968. La mayoría de facultades de la UNAM, así como el Instituto Politécnico Nacional, han suspendido sus actividades durante la jornada.

Para Luis Galván, un estudiante de ciencias políticas presente en la marcha, es importante que haya una convergencia entre los estudiantes de hoy en día, por un lado, y el movimiento estudiantil del 68 y las movilizaciones en torno a la desaparición de los normalistas, por el otro. "En el contexto de violencia actual, falta construir un puente entre las generaciones para que el movimiento sea transversal", ha dicho. 

Más allá de la manifestación, las instituciones se han volcado en el aniversario. El actual secretario de Gobernación (ministro del Interior), Alfonso Navarrete Prida, ha encabezado, en representación del presidente Enrique Peña Nieto, una ceremonia en el Zócalo, donde la bandera mexicana ha ondeado a media asta durante todo el día. Al acto han acudido también los presidentes de las cámaras del Congreso y el ministro presidente de la Corte Suprema de Justicia, así como algunos supervivientes de la masacre. Paralelamente, el Senado y la Cámara de Diputados han desvelado, de manera simultánea, unas letras doradas en honor al movimiento.

Alejandro Beristain, integrante del comité organizador de la marcha y testigo de la matanza del 68, tiene las esperanzas puestas en el nuevo gobierno que toma posesión a partir del 1 de diciembre. Ha venido desde Puebla (centro de México) para participar en el aniversario. "Los que no tienen memoria están obligados a repetir la historia", ha asegurado. "Quiero que se sepa la verdad". 



regina