Religión

Protesta de víctimas de abusos

2018-10-03

"Fui abusado en 1994 cuando concurría al instituto. Las hermanas me llevaban a la...

 

(ANSA) - ROMA, 3 OCT - Unas cuarenta personas, víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, se manifestaron hoy contra "las falsas promesas" del Vaticano sobre "la tolerancia cero" en los jardines de Castel Sant'Angelo.

La protesta se produjo justo en el día en que el Vaticano inauguró el Sínodo de los obispos sobre los jóvenes. "Basta de falsas promesas sobre la tolerancia cero" y "Basta de abusos de sacerdotes" fueron las consignas de la manifestación promovida por la asociación internacional de víctimas "Eca Ending Clergy Abuse", a la que está asociada la organización sin fines de lucro italiana Rete l'Abuso.

Muchas de las víctimas que portaban carteles con fotos de los sacerdotes abusadores son exalumnos del Instituto para Sordomudos Antonio Provolo de Verona, quienes piden "resarcimientos" por la violencia sufrida. A Castel Sant'Angelo llegó también Alessandro Battaglia, la víctima de Mauro Galli, el sacerdote de la diócesis de Milán condenado el 20 de septiembre pasado a 6 años y 4 meses de prisión. También se vio a Arturo Borrelli, víctima del sacerdote de la diócesis de Nápoles, Silverio Mura. Battaglia usaba una camiseta con la frase "Abusado por don Mauro Galli a los 15 años" y habló con la prensa abrazado a su madre, quien a su vez llevaba una camiseta con la inscripción "Madre católica de una víctima de un sacerdote". "Queremos hacer reflexionar, sobre todo al Papa -explicó Battaglia- y decirle que ante todo nosotros no nos inclinamos.

Segundo, que debe mantener las promesas sobre la tolerancia cero".

El joven explicó que eso no ha sucedido en su caso. "Fui abusado en 2011 a los 15 años en la parroquia de Rozzano. El cura en cuestión, inmediatamente después de haber sido denunciado por mi familia, dos días más tarde, fue trasladado por el vicario zonal, su responsable, monseñor Mario Delpini, todavía en contacto con niños a 20 kilómetros de distancia de la parroquia de Legnano", detalló. Agregó que ahora Galli "fue condenado con una sentencia a su modo histórica; es un primer paso incluso en lo que respecta a la magistratura. Pero monseñor Delpini fue promovido a arzobispo por el Papa y ahora se encuentra aquí, en el Sínodo de los jóvenes, designado como relator".

"Esto en la Iglesia del papa Francisco no puede suceder.

¿Dónde está la coherencia?", sentenció. Por su parte, la madre de Battaglia, sostuvo que como católica está "desilusionada". "Creo en Dios pero estoy absolutamente determinada a decir lo que no está bien", sostuvo. Por su parte, Borrelli, relató que fue abusado cuando tenía 13 años por Silverio Mura.

"Fue una violencia que me arruinó la vida. Ahora, gracias a una investigación de un programa televisivo, descubrimos que el cura estaba en un pueblito de montaña, a 800 kilómetros de Nápoles, enseñando catecismo bajo nombre falso. Fue claramente protegido por las autoridades", subrayó. En los jardines de Castel Sant'Angelo también habló Giuseppe Consiglio, sordomudo, ex alumno del Instituto Fortunata Gresner de Verona conectado con el Provolo.

"Fui abusado en 1994 cuando concurría al instituto. Las hermanas me llevaban a la iglesia de Santa Maria del Pianto y me dejaban solo con Michele Agostino, quien me violó en repetidas oportunidades", relató. "Fue muy difícil para mí poder denunciar lo que me hacían porque no hablaba y todavía no sabía usar el lenguaje de señas.

Este sacerdote no fue condenado y todavía vive en el Instituto Provolo", concluyó.(ANSA).



regina