Cultura

Halloween "saludable" para niños

2018-10-30

La "Noche de Brujas" nacida como tradición celta y hoy expandida a todo el mundo,...

 

(ANSA) - ROMA.- La fiesta de Halloween con sus monstruos, zombies, disfraces y máscaras "le hace bien a los niños, porque los ayuda a exorcizar sus miedos", afirmó a ANSA Paola Vinciguerra, psicoterapeuta y presidenta de la Asociación Europea de Disturbios de Ataques de Pánico (Eurodap).
 
La "Noche de Brujas" nacida como tradición celta y hoy expandida a todo el mundo, especialmente a partir de la cultura anglosajona, se celebra cada 31 de octubre.

"Dulce o broma?", la famosa frase de los grupos de niños disfrazados al visitar las casas del vecindario, "no es solo una muletilla para niños, sino un verdadero mantra para exorcizar los miedos a los monstruos, a la muerte y a la oscuridad", dijo Vinciguerra.
   
"Hasta hace algunos años la única ocasión que tenían los pequeños para enmascararse era el carnaval, ahora durante la fiesta de Halloween pueden dar rienda suelta a las fantasías más macabras", agregó.

"La noche del 31 de octubre espectros espantosos, brujas malvadas, vampiros famosos, momias y zombies retornan a la vida y así el miedo le deja espacio al juego y a la diversión", explicó.

La emoción del miedo, subrayó, "es fundamental en el ser humano, puesto que nos protege de peligros que pueden dañar nuestra vida y la de otros. Lo que nos resulta extraño puede tomarnos de modo imprevisto haciéndonos sentir indefensos. Los niños saben esto muy bien. Sobre todo cuando los pequeños se siente amenazados por elementos animados e inanimados: oscuridad, monstruos, vacío, sombras".

"Pero en Halloween es diferente. Todos los miedos pueden ser normalizados y por una noche se vuelven objeto de burla e ironía por parte de todos", prosiguió. Todo esto sucede, agregó, porque los niños "disfrazándose de monstruos y zombies ponen en acto una forma de exorcizar lo que usualmente induciría su terror. En el juego de ficción, de hecho, el niño descubre que incluso estos personajes no son tan peligrosos y puede percibir el hecho de que forman parte de un mundo imaginario". "El divertirse con estos personajes relacionados con la muerte puede ser además una forma de escapar de la angustia del fin y la pérdida de la vida", explicó.

"Encarnar nosotros mismos el mundo de lo oculto, que muchas veces evoca temores arcaicos, se convierte en un modo lúdico para sentirnos inconcientemente seguros", dijo. "El miedo es uno de los elementos principales de la autoconservación, que nos permite mantenernos alejados de los peligros. Pero, para los niños durante Halloween, estos riesgos pueden ser explorados y superados", concluyó Vinciguerra.



Jamileth