Internacional - Política

El nuevo fiscal interino de Estados Unidos: un crítico feroz de la investigación de la trama rusa

2018-11-07

Whitaker, de 48 años y que fue fiscal federal en Iowa durante el Gobierno del republicano...

Por JOAN FAUS, El País

“La investigación de Mueller a Trump está yendo demasiado lejos”. Este es el elocuente título de un artículo que escribió en agosto de 2017 Matthew Whitaker, poco antes de ser designado jefe de gabinete del fiscal general, Jeff Sessions. Ahora, tras la salida forzada de Sessions al frente del Departamento de Justicia, Whitaker asume de forma interina el cargo y será el encargado de supervisar las pesquisas de Robert Mueller, el investigador especial de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Whitaker, de 48 años y que fue fiscal federal en Iowa durante el Gobierno del republicano George W. Bush, tiene el perfil soñado por Donald Trump. Credenciales judiciales conservadoras y afinidad con el presidente en su cruzada contra Mueller. Calcando los argumentos de Trump, Whitaker aseguraba en ese artículo, publicado en la página web de CNN, que el fiscal especial de la trama rusa llevaba a cabo una “caza de brujas” contra al presidente si, como así ha sido, indagaba en sus finanzas personales.

Su tesis era que Mueller se estaba extralimitando de sus funciones cuando el número dos de Sessions, Rod Rosenstein, lo designó en mayo de 2017 como fiscal especial para investigar si hubo alguna coordinación entre los esfuerzos rusos y el equipo de Trump. “No se necesita a un abogado o a un antiguo fiscal federal como yo para concluir que investigar las finanzas de Donald Trump o de su familia se sitúa completamente fuera del ámbito de su campaña de 2016 y las alegaciones de que la campaña se coordinó con el Gobierno ruso”, señaló Whitaker.

No fue su único guiño a Trump. A finales de agosto de 2017, Whitaker escribió otro artículo. En el digital The Hill, pidió al Departamento de Justicia abrir una investigación a una presunta reunión del equipo de Hillary Clinton con personal de la Embajada ucrania en Washington para abordar información relacionada con Trump y Rusia. Whitaker se hacía eco de un mensaje en Twitter del presidente en el que arremetía contra Sessions por no investigar esa presunta conexión ucrania de su rival demócrata.

El jurista aseguraba que era una petición “correcta” de Trump y, emulando la retórica del presidente contra la prensa, criticaba que esa información no hubiera recibido la misma atención de los “medios de comunicación mayoritarios” que el encuentro, antes de los comicios de 2016, entre Donald Trump Jr., el hijo del mandatario, y una abogada rusa vinculada al Kremlin y que le había ofrecido información comprometedora sobre Clinton.

Whitaker trató sin éxito en 2014 de conseguir la nominación republicana para ser candidato a senador por Iowa. Una década antes, también fracasó en ser el tesorero estatal de Iowa. Tras dejar de ser fiscal federal y su entrada en el Departamento de Justicia, Whitaker dirigió una fundación judicial conservadora y apareció con frecuencia como comentarista en medios de comunicación.

Ahora, Whitaker tiene a su alcance despedir a Mueller si lo desea e incluso tratar de convencer a Trump para que le designe -siempre que el Senado lo apruebe- como fiscal general permanente de EE UU.



regina