Internacional - Política

Theresa May confía en superar la moción de censura y ningunea a Jeremy Corbyn

2019-01-16

May ha provocado de antemano un revuelo al excluir inicialmente a Corbyn en la ronda de encuentros...

Por CARLOS FRESNEDA, El Mundo

Horas después de la mayor derrota parlamentaria de un Gobierno británico en casi un siglo, la 'premier' Theresa May confía en reconquistar el apoyo de sus 317 diputados para superar la moción de censura presentada por el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn. Los diputados británicos votan en estos momentos la moción presentada por Corbyn, mientras los analistas predicen esta vez una revancha por la mínima de la líder conservadora.

May ha provocado de antemano un revuelo al excluir inicialmente a Corbyn en la ronda de encuentros con otros partidos para intentar encontrar "una solución aceptable" al punto muerto del Brexit. El propio Corbyn ha reaccionado con despecho y ha advertido que lo que el país necesita son elecciones anticipadas.

"Estamos viviendo un momento histórico en nuestra nación tras el referéndum que la dividió en dos. Necesitamos encarecidamente volver a unir a nuestro país, y la votación de anoche mostró que tenemos un largo camino por recorrer", dijo la 'premier' británica.

"No creo que una elección general sea el camino para hacerlo", ha añadido. "Creo que (una elección) es la peor cosa que podríamos hacer, profundizaría la división cuando necesitamos la unidad, provocaría el caos cuando necesitamos certeza y provocaría retrasos cuando necesitamos avanzar", dijo May al Parlamento.

El líder laborista no tiene los números consigo. Pese al apoyo por anticipado de los nacionalistas escoceses y galeses, los Liberal Demócratas y el Partido Verde, la moción de censura contaría inicialmente con el respaldo de 307 votos, lejos de la mayoría de los 650 miembros de la Cámara de los Comunes.

Ni siquiera una posible aunque improbable fuga de los 10 diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) sería suficiente para poner a May contra las cuerdas. Los 118 parlamentarios conservadores que votaron contra su acuerdo del Brexit, cerrarán previsiblemente filas esta vez ante la tesitura de ver a Jeremy Corbyn en Downing Street.

Corbyn abrió hoy el debate pidiendo la dimisión de la 'premier' y ha apuntado que May ha perdido "la confianza" del Parlamento.

"El Gobierno no puede gobernar y no puede conseguir el apoyo del Parlamento en el asunto más importante al que se enfrenta nuestro país", ha considerado. Además de calificar al Ejecutivo de May como un " Gobierno zombi".

Incluso si prosperara la moción de censura, un cambio de guardia fulminante como el ocurrido en España con el socialista Pedro Sánchez tras la caída de Mariano Rajoy es impensable en Reino Unido. La Ley de Términos Parlamentarios fijos, aprobada en la era Cameron, concede al Gobierno 14 días de plazo para intentar volver a ganar la "confianza" del Parlamento.

Para poder convocar elecciones anticipadas se requiere además el apoyo de dos tercios de la Cámara, como ocurrió en 2017. Los conservadores, pese a sus guerras internas, no estarían dispuestos esta vez en volver a abrir la espita.

Por su parte, 71 diputados laboristas -de los 256 que hay en la Cámara- han pedido a Corbyn que apoye un segundo referéndum sobre el Brexit. Este grupo de legisladores considera que "no es realista" la línea mantenida por Corbyn de renegociar con Bruselas un tratado de salida.

Distintas propuestas en mitad del caos

Pese a su situación de extrema debilidad, Theresa May tiene además en su mano otra baza: en diciembre ganó por 200 a 117 votos la moción de censura interna, planteada por los diputados del Partido Conservador. Tras esa controvertida victoria, y pese a tener a un tercio de sus parlamentarios en contra, May se aseguró el liderazgo de su partido durante un año.

Los primeros movimientos de la 'premier' hacen pensar en más de lo mismo, a pesar de la debacle parlamentaria. Su oferta de diálogo al resto de los partidos no acaba de concretarse. Sus propios ministros siguen sin saber a estas alturas los detalles del supuesto Plan B.

La portavoz del Gobierno ante el Parlamento, Andrea Leadsom, insistió entre tanto que la fecha del 29 de marzo para el Brexit sigue tal cual en el horizonte y que no habrá extensión del Artículo 50, pese a que los analistas consideran que será inevitable tras el bloqueo parlamentario del acuerdo.

El ex número dos del Ministerio del Brexit, Steve Baker, aprovechó entre tanto la situación de caos para impulsar la solución extrema auspiciada por el ala dura de los 'tories': el "no deal" o ruptura total con Bruselas. Otro conservador, Nick Boles, se aprestó por su parte a presentar una proposición de ley -respaldada por diputados de todos los partidos- para impedir a toda costa el "no acuerdo". La batalla del Brexit continúa.

Por su parte, David Cameron, que dimitió tras la consulta de 2016, ha insistido que no lamenta haber convocado el referéndum. La promesa estaba "incluida en el programa electoral y se legisló en el Parlamento. Obviamente, lamento haber perdido el referéndum. Lo lamento profundamente. Yo lideré la campaña para permanecer en la Unión Europea y, obviamente, lamento las dificultades y los problemas que hemos tenido para tratar de implementar el resultado de ese referéndum", agregó Cameron en declaraciones a la BBC.



regina