Calamidades

El país con más jóvenes "ninis" en la región

2018-12-11

Después de México, El Salvador y Brasil son las naciones que albergan el mayor...

 

(ANSA-LATINA) - México es el país de América Latina con mayor número de jóvenes que no estudian ni trabajan, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, un think tank local.
    
Después de México, El Salvador y Brasil son las naciones que albergan el mayor número de "ninis" (arriba del 20%), mientras que en Chile es donde hay menos jóvenes estudian ni trabajan (14%), de acuerdo con el informe, dedicado a hacer una minuciosa radiografía de los "Millenials".
    
El estudio que abarcó a 15,000 jóvenes "millenials" (nacidos entre 1980 y 2000) de 15 a 24 años, no sataniza a los "ninis" y echa por tierra la idea de que los jóvenes actuales "se levantan tarde y pasan el tiempo en los videojuegos".
    
En general, en todos los países que abarcó la muestra se revela que los jóvenes latinoamericanos "no son indolentes" ni pretenden vivir en la "zona de confort" que les brindan sus padres hasta su madurez, pues apenas tienen un salario regular intentan buscarse un apartamento.
    
Tampoco le huyen al trabajo, por cuanto la inmensa mayoría ha tenido alguna experiencia laboral a los 16 años.
    
Las diferencias de país a país son marcadas pero en general se pueden percibir algunas tendencias.
    
Por ejemplo, en Paraguay, un 33% de los jóvenes sólo estudia o se capacita y un 25% solamente trabaja. En Haití un 68% sólo estudia, mientras que un 5% trabaja. En Colombia y Paraguay, uno de cada 5 jóvenes estudia y trabaja en tanto que uno de cada 10 lo hace en El Salvador y Haití.
    
Los llamados "ninis", un término acuñado por la Organización Internacional del Trabajo, son todo menos "ociosos e improductivos", pues el 31% busca trabajo, en especial los varones y el 64% se dedica al cuidado de familiares, principalmente mujeres, aunque la mayoría realizan labores domésticas o prestan ayuda en los negocios familiares.
    
El análisis, que abarca 9 naciones representativas de la región (Haití, Brasil, El Salvador, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y México", arroja resultados inquietantes.
    
Entre otras cosas, revela que 1 de 4 jóvenes en México está en la categoría de "nini", mientras que en los demás países la proporción es de 1 de cada 5.
    
Una de las causas del alto número de jóvenes ociosos en el caso de México radica en que sus madres los concibieron cuando tenían menos de 20 años.
    
"Es un factor muy fuerte en México en comparación con los demás países", señaló Rafael Novella, de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID, uno de los autores del estudio.
    
La decisión de no estudiar ni trabajar tiene que ver con "los roles tradicionales de género, que estereotipan a los hombres como proveedores y a las mujeres como cuidadoras", según el informe "Millennials en América Latina y el Caribe: trabajar o estudiar". Entre las mujeres de 19 a 22 años, el 38% argumentó que no acude a la escuela por "razones personales" sin especificar cuáles.
    
En realidad, muchos jóvenes "ninis" en México no son estrictamente personas cesantes, sino que el 78% labora en el sector informal, dado el alto nivel que alcanza la "economía subterránea" en este país, sólo por debajo de Haití.
    
Únicamente el 30% de los jóvenes que laboraban en México entre 2005 y 2017 recibía seguridad social.
    
Uno de los más importantes hallazgos de esta investigación es que el fenómeno de los jóvenes que no estudian ni trabajan radica sobre todo en las deficiencias en los sistemas educativos responsables de una mala preparación académica de los estudiantes.
    
Por ejemplo, alrededor del 40% de los encuestados no es capaz de realizar correctamente cálculos matemáticos básicos, y solo un 20% tiene un manejo aceptable del inglés.
    
En cambio, con excepción de los haitianos, los jóvenes latinoamericanos muestran una gran capacidad para las nuevas tecnologías y manejan bien las habilidades socio-emocionales, como la autoestima, la auto-eficacia y la perseverancia.
    
"Atender la calidad de la educación es un reto común para todos los países de América Latina y el Caribe", señala una de las conclusiones de este relevamiento.



Jamileth