Tendencias

¿Qué hacer con lo absurdo de la candidatura de Lula? 

2018-05-15

A ello se debe el que Lula y sus más fieles seguidores del PT se nieguen a buscar un...

Juan Arias, El País


La situación política de Brasil, a pocos meses de las elecciones presidenciales, rayaría lo absurdo si el último sondeo de CNT/MDA refleja la realidad. Se tendría, en efecto, el siguiente panorama difícil de entender fuera de las fronteras del país: el popular expresidente Lula da Silva, líder indiscutible de su partido, el PT, en la cárcel e imposibilitado de disputar las elecciones, obtendría hoy en la primera vuelta casi tantos votos como los otros cuatro candidatos con mayor consenso juntos: Bolsonaro, con el 16,7%, Marina Silva con el 7,6%, Ciro Gomes con el 5,4% y Alckmin con el 4%. Juntos tienen un 33,7% contra el 32,4% de Lula. Y eso ya después de un mes de estar en la cárcel y con pocas posibilidades de salir de ella.

Si fuera poco, en la segunda vuelta el expresidente sería elegido con el doble de votos que cualquiera de sus contrincantes y con seis veces más, un 49% contra un 8,3%, que Michel Temer, el actual presidente de la República. ¿Por qué se trata, entonces de una situación absurda? Porque Lula es un político condenado por corrupción en segunda instancia a más de 12 años de cárcel y, según la ley de Ficha Limpia, está imposibilitado de disputar las elecciones. Y es posible que antes de dichas elecciones del 7 de octubre, el expresidente vuelva a recibir una segunda condena también por corrupción, mientras está preso aún por varios otros procesos.

En el mismo sondeo, en el que aparece el expresidente como vencedor indiscutible, otros datos revelan lo absurdo de la situación. El 51% de los electores considera que la prisión de Lula "es justa" y un 40,8% cree que "no podrá disputar las elecciones". Es un país claramente partido en dos. No es extraño, que ante ese panorama, el PT mantenga encendida la llama de la esperanza de poder arrancar al Supremo Tribunal Electoral alguna salida jurídica que le permita, aún en la cárcel, disputar unas elecciones que ya tendría ganadas con un amplio margen.

A ello se debe el que Lula y sus más fieles seguidores del PT se nieguen a buscar un sustituto para disputar las elecciones e intentar así capitalizar los millones de votos que sigue teniendo. De ahí que el partido haya decidido que Lula será candidato hasta el momento en que la justicia decida definitivamente si podrá o no disputar las elecciones.

El problema es que el juego es grave porque dicha incertidumbre podría mantenerse aún después de haber ganado las elecciones, que podrían ser anuladas si la Justicia decidiera al final que era inelegible. Todo ello en unas elecciones tan importantes y en un momento tan crítico para el país en el que el PT podría estar tentado, como ya han insinuado algunos de sus líderes, a impugnar el resultado de unas elecciones "sin Lula". Volvería a resonar la alarma de un nuevo golpe como lo fue el caso del impeachment de Dilma y el panorama político se volvería aún más sombrío, si cabe.

Ante esa situación, que recuerda el teatro del absurdo, sería importante que los altos tribunales de Justicia decidieran sin esperar más el caso Lula, de un modo o de otro, sin posibilidades de duda, si es que no se quiere seguir jugando con fuego y comprometiendo la ya grave incertidumbre y el desánimo de los electores, que amenazan, como nunca en el pasado, con el castigo del voto en blanco o nulo.

Si algo necesita en este momento un país de la importancia de Brasil en el continente y en el tablero mundial es claridad y celeridad judicial para que las lecciones presidenciales puedan realizarse con tranquilidad y seguridad democrática sin que sobre ellas se cierna la grave sombra de la ilegalidad o de juegos poco limpios bajo la mesa.



regina