Cultura

Un Picasso desconocido

2018-10-22

El sitio, de hecho, fue visitado por Picasso en 1917, para estudiar la escultura de Gian Lorenzo...

 

(ANSA) - ROMA, 22 OCT - Rostros y cuerpos femeninos, animales, figuras abstractas o fragmentos de objetos imposibles de clasificar muestran una faceta poco conocida de Pablo Picasso, en una exposición de esculturas, montada en Roma. Entre el 24 de octubre y el 3 de febrero, en las suntuosas salas de la Galleria Borghese se verán 56 piezas realizadas por el arista español, entre 1905 y 1964.

"Con la escultura de Picasso, quisimos apreciar el efecto que produce el siglo XX en la Galleria Borghese: iniciamos nuestra reflexión sobre la escultura con Alberto Giacometti, ahora seguimos con Picasso, de cuyas obras emerge una fuerza vital explosiva", dijo a ANSA Anna Coliva, directora de la galería y curadora de la exposición. Se trata de "Picasso. La escultura", la primera en Italia dedicada a este particular aspecto de la producción del artista, que traduce un pensamiento revolucionario en materia.

De hecho, Picasso siempre esculpió, manipulando la materia para concretar sus intuiciones, para experimentar, para superar los caminos transitados y abrir otros, al abrumador ritmo del siglo XX y también del propio. A través del recorrido de las obras aparece de inmediato el espíritu innovador del pintor, utilizaba la escultura para dar cuerpo a sus ideas. Mientras realizaba las obras, usando materiales diversos -madera, bronce, cerámica, cartón- e inspirándose a menudo en sus mujeres amadas, superaba el lenguaje tradicional de la escultura: destruía y recreaba, abriéndose a la abstracción.

Pero también mantenía un diálogo con el pasado, desde el arte clásico al africano; se apropiaba de todo y lo reelaboraba. Sus reflexiones, trastornos y evoluciones son claramente visibles en "Cabeza Femenina" (1909), la primera escultura cubista: una obra que conquista el espacio, concebida para ser observada desde distintos puntos de vista, superando así la tradicional visión frontal. Gran parte de la fascinación de la muestra se centra en la relación dialéctica entre la "revolución" de Picasso y las obras de la Galleria Borghese, que van desde la antigüedad a la edad moderna.

Esto, porque exploran varios temas: mitos, cuerpos, figuras, objetos y fragmentos de ellos.

Al ver las obras surgen significados inéditos y nuevas sugerencias, a partir de la contraposición entre las esculturas del artista español -en su mayoría procedentes del Musée National Picasso de París y de colecciones privadas- y las obras maestras del museo romano.

El sitio, de hecho, fue visitado por Picasso en 1917, para estudiar la escultura de Gian Lorenzo Bernini. La exposición es acompañada por una reseña fotográfica con tomas inéditas y videos que relatan el contexto en el que las piezas fueron realizadas. "Picasso creó un diálogo físico directo con el arte antiguo, devoró todo y lo reconstruyó transformándolo en otra cosa. Y agregó la ironía, lo que rompió con la retórica de la escultura clásica", concluyó la curadora.(ANSA).



regina