Ecología y Contaminación

Antiguo ciclo climático peligra por calentamiento global

2008-04-28

La afirmación, publicada en la revista científica Nature Geoscience, se basa en estudios a...

Por Deborah Zabarenko

WASHINGTON (Reuters) - Antes de que los humanos comenzaran a quemar combustibles fósiles, había un equilibrio muy diferente entre las emisiones de dióxido de carbono y la capacidad de la Tierra para absorberlas, pero ahora el planeta no puede mantener ese ritmo, dijeron el domingo científicos.

La afirmación, publicada en la revista científica Nature Geoscience, se basa en estudios a antiquísimas burbujas de hielo antártico que contienen muestras de aire de 610,000 años atrás.

Durante los últimos 25 años, científicos expertos en clima han sugerido que alguna clase de mecanismo natural regula la temperatura de nuestro planeta y el nivel de dióxido de carbono presente en la atmósfera. Los escépticos sobre la influencia humana en el calentamiento global designan a ésta como la causa del reciente cambio climático.

Esta investigación es probablemente la primera evidencia tangible del mecanismo natural conocido como "retroalimentación," y que ha sido alterado por una fuerte alza en las emisiones de dióxido de carbono, debido al carbón y petróleo consumido durante los últimos 200 años, dijo Richard Zeebe, uno de los autores del reporte.

"Estas realimentaciones operan tan lentamente que no nos ayudarán en términos del cambio climático (...) que veremos en los próximos cientos de años," dijo Zeebe por teléfono desde la Universidad de Hawaii. "Ahora hemos puesto a todo el sistema fuera de equilibrio," agregó.

En la antigüedad, el exceso de dióxido de carbono provenía mayoritariamente de los volcanes, que producían muy pocas sustancias químicas en comparación con las generadas ahora por las actividades humanas.

Este antiguo exceso de dióxido de carbono, un poderoso gas de efecto invernadero, se retiraba de la atmósfera mediante la lluvia en las montañas, que absorbía el químico. Finalmente, éste bajaba por los cerros y terminaba en los sedimentos marinos, al fondo del océano, indicó Zeebe.

Zeebe analizó el dióxido de carbono capturado en el hielo antártico y, descifrando cuánto de este gas había en la atmósfera en varios momentos distintos de la historia, él y su co-autor determinaron que la cantidad variaba de acuerdo a la temperatura mundial.

"Cuando el dióxido de carbono era bajo, la temperatura era baja, y teníamos una era del hielo," señaló. La temperatura de la Tierra caía durante las eras de hielo y subía durante los llamados periodos interglaciales entre éstas," aseveró.

El cambio promedio en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera en los últimos 600,000 años ha sido de sólo 22 partes por millón, indicó Zeebe, lo que significa que 22 moléculas del gas fueron agregadas o removidas por cada millón de moléculas de aire.

Desde la Revolución Industrial en el siglo XVIII, con el uso indiscriminado de combustibles fósiles, la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera se elevó a 100 partes por millón.

Ello significa que las actividades humanas están llevando dióxido de carbono a la atmósfera unas 14,000 veces más rápido que los procesos naturales, señaló el reporte.



EEM