Ecología y Contaminación

Rechazan propuesta japonesa de reanudar caza de ballenas

2018-09-14

El panel suspendió la caza comercial de ballenas en la década de 1980, pero...

 

SAO PAULO (AP) — La Comisión Internacional sobre Caza de Ballenas rechazó el viernes durante una reunión en Florianópolis, Brasil, una propuesta japonesa que pedía reanudar la caza comercial de estos cetáceos.

El panel suspendió la caza comercial de ballenas en la década de 1980, pero Japón argumenta que el inventario de cetáceos se ha recuperado lo suficiente como para levantar la prohibición y que ya no existe motivo para mantener la medida, que era temporal. Con frecuencia ha intentado levantar la prohibición.

Varios países en favor de la prohibición sostienen que muchos tipos de cetáceos siguen siendo vulnerables y que por lo tanto la caza de estos mamíferos es inaceptable.

Veintisiete países respaldaron la propuesta de Japón y 41 la rechazaron.

“No es un debate sobre derechos humanos ni es un debate sobre seguridad alimentaria mundial”, dijo Nick Gales, comisionado de Australia en el panel, durante un debate el jueves. “Es una propuesta comercial contra la cual varias partes mantienen preocupaciones medioambientales y de bienestar legítimas”.

Después de la votación, Japón insinuó que reconsideraría su membresía en el organismo internacional. Ha argumentado que la comisión se ha vuelto “intolerante” y que varios temas permanecen en un punto muerto debido a la división de países que premian el conservacionismo y aquellos que defienden la caza sustentable de ballenas.

Japón ha propuesto cambios en la forma en que opera el organismo, incluida una cláusula que permitiría que las medidas sean adoptadas por una mayoría simple en lugar de mayoría cualificada.

La gente en Japón ha cazado ballenas desde hace siglos porque su carne es una fuente tradicionalmente barata de proteína. La caza de ballenas está permitida en Japón solo para propósitos de investigación.

Japón tiene máximo permitido cazar 333 ballenas al año, una tercera parte del número que mataba antes de que la Corte Internacional de Justicia fallara en 2014 que su programa no era con fines científicos.

Sin embargo, algunos afirman que el programa de investigación sigue siendo una cubierta para la caza comercial de ballenas, porque la carne de los cetáceos es vendida como comida.



Jamileth