Espectáculos

Luis Miguel, el drama de la madre

2018-05-25

La actriz y modelo, nacida en Carrara, en diciembre de 1946, y casada con el intérprete...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 25 MAY - La nueva serie sobre el famoso cantante mexicano Luis Miguel, producida y difundida por el gigante del "streaming" Netflix, ahondó el misterio sobre la inexplicable desaparición de su madre, la italiana Marcela Bastieri, lejos de despejar los interrogantes en torno al tema.
    
La actriz y modelo, nacida en Carrara, en diciembre de 1946, y casada con el intérprete español Luisito Rey en diciembre de 1960 en Barcelona, desapareció sin dejar rastro alguno desde 1986.
    
A partir de esa fecha, se han difundido toda clase de versiones, que hablan de que se hallaba recluida en un convento o en un hospital psiquiátrico o que vive como indigente en Argentina.
    
Una pitonisa cubana, que se hace llamar Mhoni Vidente, dijo hace poco al diario local El Universal que Basteri murió en 1991 a causa de problemas derivados del VIH, virus que le transmitió su marido, que según ella era bisexual.
    
Para la adivina, la razón por la que en los últimos años Marcela se separó de sus hijos y decidió viajar a Italia "fue porque sabía que estaba enferma y no quería que sus hijos la vieran así".
    
El enigma sobre Marcela Basteri, digno de una "novela negra", fue abordado en el segundo episodio de la serie, que está rompiendo récords de audiencia en México, y que fue realizada con la supervisión del propio intérprete de "La Incondicional".
    
La revista TV Notas, que difunde reportes sobre la farándula local, reveló que la mujer habría muerto "drogada y ahogada" en agosto de 1986, durante una fiesta en el barrio exclusivo San Jerónimo, al sur de la capital.
    
La publicación cita el testimonio de un familiar del exjefe de la policía de la capital, Arturo "El Negro" Durazo, un personaje controvertido en los años 80, y quien habría tenido amistad con la familia de Luis Miguel.
    
La fuente reveló que Marcela atravesaba por "una depresión" y en la fiesta había consumido marihuana y alcohol y así se introdujo a la piscina, donde "se ahogó", al irse "al fondo sin que nadie se percatara de que estaba inconsciente", pero el cuerpo fue desaparecido para evitar las investigaciones.
    
El actor mexicano-dominicano Andrés García, amigo de Luisito Rey, reveló en una entrevista para la emisora Radio Fórmula hace unos días que el padre de Luis Miguel le pidió a Durazo que lo ayudara a "desaparecer" a Basteri, pero que el funcionario se rehusó a hacerlo.
    
La última ocasión en que se vio públicamente a la mujer fue en marzo de 1985, cuando acudió a una presentación en el Estadio Luna Park, de Buenos Aires, e incluso Luis Miguel le pidió que subiera al escenario para cantarle una canción.
    
De acuerdo con algunas fuentes, en 1986 Marcela viajó a Carrara, acompañada de su hijo menor, Sergio. Luego se habría dirigido a Madrid para reunirse con su marido en España a fin de firmar algunos documentos.
    
Por esos días, le dijo a su tía Adua que tenía planes de viajar a México para visitar a Luis Miguel, pero nunca más volvió a saberse de ella.
    
Adua Basteri, tía de Marcela, negó en 2004 que la madre de Luis Miguel hubiera reaparecido como se llegó a decir entonces y dijo que "podría haber sido asesinada por su marido", con quien desde muchos años atrás se hablaba de que mantenía serios conflictos. "Ella partió la última vez con el marido y si el marido regresó y ella no, ¿qué cosa podemos pensar?", señaló pero también dijo carecer de pruebas al respecto, y sólo basar su razonamiento en sospechas.
    
Otra versión surgida en la época y diseminada por Mario Gallego, hermano de Rey, acerca de que Marcela podría haber "desaparecido o muerto" después un tiroteo en una fiesta en el estado norteño de Chihuahua, fue desestimada por la propia Adua.
    
En una de las raras ocasiones en que Luis Miguel ha tocado el tema, una década atrás, el cantante dijo en una entrevista para la cadena Univisión que la desaparición de su madre "es una de las cosas que más me duelen y es algo de los temas que siguen estando ahí pendientes". "Es algo que en su momento podré superar, pero no ha sido posible. Es muy difícil. Una madre será siempre una madre. Sobre todo aquellos que no contamos con su presencia, con ese cariño, con ese amor, le damos todavía mucho más valor", afirmó el cantante.



regina