Internacional - Población

Violento bombardeo en Nahr al-Bared

2007-06-19

El gobierno y el ejército exigen la rendición de los miembros del Fatah al-Islam que mataron a 27...

Por Michel Moutot

NAHR AL-BARED, Líbano, (AFP) - El ejército libanés, que ha pagado un alto precio desde el inicio de los combates hace un mes, bombardeaba intensamente este martes el reducto donde se mantienen los islamistas del Fatah al-Islam, en el campo palestino de Nahr al-Bared al norte del Líbano.

"Dos soldados murieron esta mañana en los combates", afirmó el portavoz del ejército.

Estas bajas hacen llegar a 140 los muertos -73 militares y al menos 50 islamistas- en los combates iniciados el 20 de mayo, los más intensos desde el fin de la guerra civil (1975-1990).

El ejército afirmó que continuará sus operaciones "hasta lograr el control de todas las posiciones ocupadas por los combatientes islamistas".

En la mañana, los soldados bombardearon con tanques y artillería pesada la parte norte del campo donde están refugiados los combatientes islamistas. Los disparos de mortero, cañones y ametralladoras pesadas eran incesantes.

La parte norte del campo que se prolonga hacia el mar, estaba convertida en un campo de ruinas.

El ejército libanés, que ha perdido a varios de sus hombres debido a la explosión de minas o de cazabobos, avanzaba con precaución casa por casa.

La zona desde la cual decenas de islamistas seguían disparando, se iba reduciendo cada día, según fuentes militares.

Desde el fin de semana, los soldados han destruido o controlado seis posiciones del Fatah al-Islam, informó el ejército.

Los soldados encontraron "cadáveres de hombres armados listos para ser enterrados en las posiciones abandonadas".

Según el jefe del estado mayor del ejército libanés, el general Michel Sleiman, que el domingo visitó el frente, el control de todo el sector es sólo cuestión de días.

En la parte sur del campamento, en principio controlada por facciones palestinas hostiles al Fatah al-Islam, se han concentrado entre 2,000 y 3,000 personas que no han querido huir.

El Fatah, movimiento del presidente palestino Mahmud Abas, afirmó que efectúa rondas y moviliza a sus combatientes para evitar que los islamistas se apoderen del barrio.

Desde hace dos días ningún civil ha pasado por la puerta sur, única vía de escape del campo.

En tanto, una delegación de mediadores ingresó el lunes a Nahr al-Bared en una nueva tentativa de obtener un alto del fuego. Uno de los mediadores, Mustafá Daoud, dio cuenta de un plan para obtener una tregua de 48 horas si ésta es aprobada por el ejército.

Según un observador militar en Beirut, el "ejército está dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias. Ha perdido muchos de sus hombres el primer día. Algunos fueron ejecutados y no dejará pasar esto".

El gobierno y el ejército exigen la rendición de los miembros del Fatah al-Islam que mataron a 27 militares apostados alrededor de Nahr al-Bared el 20 mayo, iniciando los enfrentamientos.

Los islamistas, de diferentes nacionalidades árabes, rechazan rendirse.

El gobierno libanés los acusa de "estar manipulados por los servicios secretos sirios" y el ejército rechaza negociar con ellos.

En otro frente, en el sur del Líbano, el ejército y los Cascos Azules de la ONU estaban en alerta, después de los disparos de cohetes el domingo hacia el norte de Israel por un grupo palestino no identificado.

Una delegación dirigida por el secretario general de la Liga Arabe debía llegar la tarde de este martes a Beirut para buscar una solución a la crisis política en que está sumido el Líbano.



EEM

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...