Internacional - Política

El presidente israelí alerta de un "golpe" del Gobierno contra la democracia 

2017-10-23

El mes pasado la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked, y el titular de...

 


Jerusalén, 23 oct (EFE).- El presidente de Israel, Reuven Rivlin, dijo hoy que los intentos del Gobierno de socavar el sistema judicial y los medios de comunicación representan un "golpe" contra la democracia, en la apertura de las sesiones de invierno del Parlamento.

"La Knéset (Parlamento israelí) es la representante soberana del pueblo de Israel (...) En esta casa debemos recordar que servimos a la gente", destacó Rivlin en un apasionado discurso ante los parlamentarios e invitados a la ceremonia.

El presidente acusó a los líderes políticos de debilitar las instituciones del Estado politizándolas para lograr un beneficio a corto plazo.

"Desde la burocracia profesional 'política' hasta el controlador del Estado 'político', los 'políticos' del Tribunal Supremo 'político', las fuerzas de seguridad 'políticas' e incluso el Ejército, nuestras Fuerzas Armadas Israelíes son 'políticas'; todo el país y sus instituciones, políticas", señaló Rivlin.

El mes pasado la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked, y el titular de Educación, Naftali Benet, ambos del partido nacionalista Hogar Judío, indicaron que buscaban instaurar una nueva Ley Fundamental que limitase la autoridad del Tribunal Supremo para anular leyes.

Las Leyes Fundamentales tienen carácter constitucional en Israel y una nueva normativa permitiría a la mayoría del Parlamento hacer caso omiso de las sentencias del Supremo.

Al respecto, Rivlin consideró que "esa contrarrevolución lo ha convertido todo en político" y sirve sólo para "intimidar al tribunal, debilitarlo como institución e invitar al público a desafiar su autoridad y decisiones".

"Lo mismo es aplicable a los medios de comunicación," agregó el presidente, en referencia a las críticas por parte del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y miembros del gobernante partido Likud a la prensa por su cobertura de dos casos en los que el mandatario es investigado por supuesta corrupción.

Rivlin manifestó que "los medios israelíes no están exentos de crítica, a veces pecan", y añadió: "Sin embargo, una cosa es trabajar para reparar a la prensa y solicitarle que sea más diversa, profesional y práctica y, otra, pretender controlarla".

Concluyó su intervención instando a los legisladores a poner fin "a lo que parece un intento constante de debilitar a los guardianes de la democracia israelí".



yoselin