Internacional - Política

Berlusconi califica de "absurda" la sentencia sobre negociación con la mafia

2018-04-22

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi califica de "absurda" la sentencia de un...

 

Roma, 22 abr (EFE).- El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi califica de "absurda" la sentencia de un tribunal de Palermo (sur) que condenó el viernes a varias personas, entre ellas un excolaborador suyo, por la negociación entre el Estado y la mafia.

"La sentencia de Palermo, en su absurdidad, debería sacudir la sensibilidad y la conciencia de los italianos. La condena a servidores del Estado que infligieron golpes decisivos a la criminalidad mafiosa es una auténtica vergüenza", dice en una entrevista que publica hoy el diario "Corriere della Sera".

Berlusconi se refería a las condenas contra siete personas, entre políticos, policías y capos mafiosos, a varios años de prisión al considerarles partícipes de una negociación entre el Estado y la mafia en la década de 1990 para frenar la violencia.

Entre ellos está unl exsenador y colaborador de Berlusconi, Marcello Dell'Utri, ya en prisión, condenado a 12 años de cárcel.

"El solo hecho de asociar mi nombre o la actividad de mi gobierno a esta sentencia es un comportamiento irresponsable, a parte que lejanísimo de la verdad histórica y judicial", agregó el líder de Forza Italia (FI).

El exsenador Dell'Utri, brazo derecho de Berlusconi, ya cumple desde 2014 cumple una condena a siete años de prisión por asociación mafiosa.

El tribunal que condenó a Dell'Utri estimó que este fue mediador entre la Cosa Nostra, la mafia siciliana, y Berluconi con el fin de garantizar su seguridad y la de su familia antes de su entrada en política a principios de los noventa.

Los jueces señalaron entonces que hubo una reunión en 1974 entre Dell'Utri y varios líderes mafiosos, organizada para sellar el pacto de protección de Berlusconi y que este entregó dinero a Cosa Nostra a través de su excolaborador.

El proceso sobre el que se pronunció el tribunal de Palermo el viernes pasado comenzó en 2013 tras cinco años de investigaciones e indagó la presunta negociación entre políticos, policías, altos funcionarios y mafiosos sicilianos durante la década de 1990 para cesar los atentados con los que Cosa Nostra intimidaba al Gobierno para que detuviera su ofensiva.

En ese periodo fueron asesinados representantes del Estado como el parlamentario democristiano Salvo Lima en 1992 o, ese mismo año, los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borselino, además de los atentados en Florencia (centro), Milán (norte) o Roma.

Según la acusación, las autoridades de la época, políticos y agentes de los carabineros, ofrecieron a los mafiosos descuentos de pena o la atenuación de las mismas para los ya encarcelados a cambio de abandonar los ataques y poner fin a su sangrienta estrategia.



JMRS