Internacional - Política

Irán opta por la contención para salvar el pacto nuclear y su imagen exterior

2018-05-17

Rohaní sostuvo ayer que el plan del presidente estadounidense, Donald Trump, era que...

Marina Villén

 

Teherán, 17 may (EFE).- Al margen de algunas declaraciones altisonantes, el Gobierno iraní ha optado por mantener hasta ahora una postura contenida y dialogante para intentar salvar el acuerdo nuclear de 2015 y proteger su imagen internacional de las acusaciones de EU e Israel.

La moderación, de la que siempre ha hecho gala el presidente iraní, Hasan Rohaní, se ha impuesto al menos entre los miembros del Ejecutivo como la línea a seguir para lograr sus objetivos, pese a las presiones internas de los sectores más conservadores.

Rohaní sostuvo ayer que el plan del presidente estadounidense, Donald Trump, era que Teherán anunciara al día siguiente de la salida de EU del pacto, el pasado día 8, que también se retiraba del mismo.

"Trump predijo que el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) informaría de que Irán se había retirado del pacto y que volverían las resoluciones de la ONU e Irán sería sancionado de nuevo", comentó.

Por el contrario, el presidente iraní anunció que Irán iba a permanecer en el acuerdo, si sus intereses quedaban garantizados por el resto de firmantes (Rusia, China, Francia y Reino Unido mas Alemania), aunque advirtió que, de no ser así, reanudaría su programa nuclear.

Las consultas con esos países ya han comenzado para comprobar su apoyo al pacto internacional, conocido por sus siglas en inglés JCPOA, y estudiar fórmulas para que las sanciones estadounidenses no afecten en exceso a la venta de petróleo y gas iraníes, a las relaciones bancarias y las inversiones,

Rohaní subrayó que en la actualidad "nadie apoya a EU y el mundo entero está del lado de Irán", salvo rivales de la potencia chií como Israel y Arabia Saudí, y que se pueden obtener resultados mediante "negociaciones políticas".

En la misma línea, el destacado diputado reformista iraní Elias Hazratí, afirmó que "una salida urgente y precipitada de Irán del JCPOA supone completar el proyecto impulsado por EU, Israel y Arabia Saudí".

"La inteligencia revolucionaria exige que no juguemos en su terreno", alertó el diputado, quien abogó por tomar "las medidas necesarias" para salvar el acuerdo y evitar así que los "enemigos" logren sus planes de "aislar a Irán a nivel internacional y derrocar al sistema".

Irán no solo se ha enfrentado en la última semana al reto de la salida de EU del acuerdo nuclear. También a las acusaciones de Israel de disparar cohetes contra su territorio, lo que desencadenó una serie de bombardeos israelíes contra supuestas bases iraníes en el país árabe.

La presencia de Irán en Siria, así como su influencia regional y sus sistemas de misiles balísticos, son algunos de las razones esgrimidas por Trump para retirarse del JCPOA y volver a imponer sanciones a Teherán.

Responsables gubernamentales iraníes, que pidieron el anonimato, dijeron a Efe que las autoridades están intentando no responder a esas "provocaciones" y apostar por el diálogo.

Se mostraron moderadamente optimistas con el resultado de las negociaciones con Europa y reconocieron que es del interés de Irán permanecer en el acuerdo nuclear.

Por su parte, diplomáticos occidentales consultados por Efe señalaron que lo mejor para Irán es continuar en el JCPOA y capear el temporal, intentando tener a Europa de su lado, aunque dejando claras sus condiciones.

Sobre las primeras conversaciones con Europa el martes en Bruselas, el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavaz Zarif, habló de "un buen comienzo" con el que se envía "un importante mensaje político al mundo".

"La parte europea tiene voluntad política de apoyar el JCPOA y dar las garantías necesarias", dijo Zarif, quien esperó que estas medidas se pongan en práctica en las próximas semanas.

Todo ello muestra, según Zarif, que "el acuerdo nuclear de Irán es independiente y no tiene nada que ver con otros asuntos".

Sin embargo, esos "otros asuntos" -los misiles balísticos y la influencia regional de Irán- sí fueron sacados a colación por la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente francés, Emmanuel Macron.

Los líderes de la Unión Europea (UE), reunidos hoy en Sofía, abogaron por mantener vigente el pacto nuclear, aunque apuntaron que puede ampliarse a esos otros temas.

Una demanda delicada para el Gobierno iraní, que también debe lidiar con la presión de los sectores conservadores, que no ven con buenos ojos estas conversaciones o posibles concesiones.

Al respecto, el analista conservador Mohamad Imaní escribió el miércoles en el periódico Keyhan que "no está claro si Zarif ha ido a Europa para conseguir garantías o a aceptar la propuesta europea".

Imaní criticó que, si Europa condiciona el cumplimiento de sus compromisos, se debe a "los débiles mensajes emitidos de modo constante desde Irán", resumiendo el pensamiento del ala dura iraní de que es necesaria más firmeza en vez de tanta contención.



Jamileth