Migración

Italia y Francia se enzarzan en una crisis diplomática a costa del 'Aquarius'

2018-06-13

Macron se refirió al asunto durante la reunión del Consejo de Ministros, durante la...

 

MADRID, 13 (EUROPA PRESS) - La decisión de Italia de no permitir la entrada en sus puertos del 'Aquarius' con 630 migrantes a bordo ha tenido un efecto colateral no deseado: una crisis diplomática con la vecina Francia ante las críticas llegadas desde este país a la actuación de las autoridades de la nación transalpina.

El Ministerio de Exteriores italiano ha convocado este miércoles al embajador francés en Roma para comunicarle que "el Gobierno italiano considera inaceptable las palabras usadas en las declaraciones públicas realizadas en la jornada de ayer en París, también a nivel gubernamental, sobre la cuestión del barco 'Aquarius'", ha informado en una nota después de recibir a la encargada de negocios francesa, ya que el embajador no estaba en la capital.

Tanto el primer ministro, Giuseppe Conte, como el viceprimer ministro y ministro de Interior, Matteo Salvini, ya habían expresado el martes su malestar por las críticas formuladas entre otros por el presidente francés, Emmanuel Macron, a la decisión de Italia de no abrir sus puertos al barco de rescate que gestionan Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée.

Salvini ha ido este miércoles un paso más allá y ha considerado que, al margen de las "explicaciones" que el embajador pueda dar por los "insultos dirigidos no solo al Gobierno sino a un pueblo entre los primeros en el mundo en solidaridad y acogida", Francia debería disculparse.

"Si los franceses tuvieran la humildad de pedir disculpas, punto y raya, amigos como antes y trabajamos en el interés de todos, pero insultos por parte de quien rechaza y quien cierra los puertos no los aceptamos", ha recalcado antes de su intervención en el Senado para hablar del 'Aquarius' y mientras la encargada de negocios francesa era recibida en Exteriores.

Según ha explicado el Ministerio en un comunicado al término de la reunión, el ministro de Exteriores, Enzo Moavero Milanesi, ha trasladado a la diplomática francesa que este tipo de declaraciones "están comprometiendo las relaciones entre Italia y Francia".

"Los tonos empleados han sido injustificables, teniendo en cuenta que desde hace muchos meses nuestro país ha denunciado públicamente la insostenibilidad de la actual situación de falta de un enfoque coordinado y cohesionado a nivel europeo en torno a la gestión de los flujos migratorios, respecto a los cuales Italia no se ha echado atrás", ha sostenido Moavero.

Asimismo, el ministro italiano ha considerado que "un país amigo y aliado" como Francia puede no estar de acuerdo con otro pero debería trasladarlo "de forma y manera coherente con la relación de amistad". Por ello, ha hecho saber a la representante francesa que el Gobierno italiano espera que París, "hechas las oportunas valoraciones, asuma rápidamente las iniciativas idóneas para subsanar la situación que se ha creado".

FRANCIA SE MUESTRA CONCILIADORA

Desde París, la portavoz del Ministerio de Exteriores galo, Agnes von der Muhll, ha optado por un tono conciliador, asegurando que el Gobierno de Macron es plenamente consciente de "la carga que la presión migratoria está suponiendo sobre Italia y los esfuerzos que esté país está haciendo".

Por su parte, un portavoz del Elíseo ha indicado que por ahora no han recibido ninguna reclamación formal de disculpas por parte de Italia. "Por ahora, no hemos recibido ninguna petición del primer ministro italiano de una disculpa, ni de una posible cancelación de su visita", ha indicado la fuente, citada por Reuters.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, había anunciado este martes que el viernes se reuniría con Macron y el lunes próximo haría lo propio con la canciller alemana, Angela Merkel, con los que abordaría la cuestión migratoria. Fuentes del Palacio de Chigi consultadas por Reuters han revelado que Conte estaría pensando en cancelar la cita de París. "En este momento no se dan las condiciones" adecuadas, han explicado.

La reunión que iban a mantener este miércoles los ministros de Economía de Francia e Italia ha sido cancelada a petición de Roma, si bien en una conversación telefónica posterior entre ambos han acordado reunirse en los próximos días en París, según ha informado Reuters, citando una fuente oficial francesa.

CRÍTICAS DE FRANCIA

Macron se refirió al asunto durante la reunión del Consejo de Ministros, durante la cual recriminó al Ejecutivo italiano su "cinismo" e "irresponsabilidad" por negarse a recibir en alguno de sus puertos al 'Aquarius'.

El mandatario galo recordó que, de acuerdo con el Derecho Internacional, "en caso de peligro, es la costa más próxima la que tiene que asumir la responsabilidad de acogida". En este sentido, señaló que Francia habría permitido la llegada del 'Aquarius' si hubiese sido el país más cercano, según el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux.

El tema también salió a colación durante una sesión de control en la Asamblea Nacional, en el marco de la cual se pronunciaron el primer ministro, Edouard Philippe, y el titular de Exteriores, Jean-Yves Le Drian. Ambos dieron las gracias a España por su "gesto humanitario".

Por su parte, Gabriel Attal, portavoz de En Marcha, el partido de Macron, consideró que la conducta de Matteo Salvini y del Gobierno italiano es inaceptable. "La línea que está adoptando el Gobierno italiano me pone enfermo", comentó. "Es totalmente inaceptable jugar a una política mezquina con vidas humanas como está ocurriendo ahora", añadió.



regina