Mujeres

El poder de #MeToo

2018-10-23

De acuerdo a un análisis del periódico The New York Times, el 43% (casi la mitad)...

 

(ANSA) - NUEVA YORK, 23 OCT - A un año del movimiento #MeToo, al menos 200 hombres con altos cargos perdieron sus puestos de trabajo tras haber sido acusados de acoso sexual, y muchos de ellos fueron reemplazados por mujeres.

De acuerdo a un análisis del periódico The New York Times, el 43% (casi la mitad) fueron reemplazados por una mujer en sus puestos de trabajo.

En el año anterior al estallido del movimiento #MeToo, habían sido apenas 30 los hombres en puestos ejecutivos que se habían visto obligados a renunciar o que fueron despedidos tras las acusaciones públicas de acoso sexual en sus empleos.
    "Jamás habíamos visto algo parecido antes", comentó Joan Williams, profesora de leyes que estudia la temática del género en la Universidad de California.

"Las mujeres siempre habían sido vistas como un riesgo, por ejemplo por tener un hijo", continuó la especialista. "Pero ahora los hombres son vistos como contrataciones más riesgosas".

En el año del #MeToo fueron en total 920 los hombres que fueron incluidos en las listas de los acusados por conductas sexuales inapropiadas en sus puestos de trabajo, muchas veces no sólo ejerciendo abuso sexual, sino abuso de poder.

Hace exactamente un año, bajo el hashtag #MeToo, se gestó desde Estados Unidos todo un movimiento social que irrumpió en las redes sociales, rompiendo el silencio en torno al abuso y el acoso sexual, y dejando constancia de la magnitud de un problema que parecía un secreto a voces.

El detonante fue la revelación de la actriz Ashley Judd, junto a otras colegas, que se animaron a acusar al poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein de acoso sexual.

Las denuncias las hicieron a través de dos artículos, a comienzos de octubre de 2017, en el New York Times y en la revista New Yorker.

El 15 de octubre de 2017 la actriz y activista Alyssa Milano publicó en Twitter: "Si has sido acosada o asaltada sexualmente escribe #MeToo' en respuesta a este tuit". Fue tal su impacto, que el hashtag fue tuiteado casi un millón de veces en 48 horas.

Famosas actrices, estudiantes universitarias, amas de casa, y otras víctimas anónimas se atrevieron a decir entonces la frase #YoTambién, hasta convertirse en un fenómeno viral de escala mundial.

El principal blanco de las denuncias hace un año fue el productor Harvey Weinstein, quien fue denunciado por al menos 80 mujeres de la industria del cine.

Poco después de que se publicaran las acusaciones, Weinstein fue despedido de su compañía, The Weinstein Company, y expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y otras asociaciones profesionales. El escándalo provocó muchas acusaciones similares contra hombres poderosos en todo el mundo, y condujo a la expulsión de muchos de ellos de sus posiciones. Uno de los casos más rotundos fue el del comediante Bill Cosby, quien hace algunos semanas comenzó a cumplir una sentencia de al menos tres años por abusar sexualmente de Andrea Constand en 2004. (ANSA).
   



regina