Nacional - Población

Aprueban en Ciudad de México ley para uniones administrativas homosexuales

2006-11-09

Con 43 votos a favor, 17 en contra y cinco abstenciones, los legisladores capitalinos aprobaron...


Por Surya Palacios

(AFP) - La Ciudad de México se convirtió este jueves en la segunda metrópoli de América Latina en tener una ley que permite las uniones administrativas de personas del mismo sexo, después de Buenos Aires.

Con 43 votos a favor, 17 en contra y cinco abstenciones, los legisladores capitalinos aprobaron este jueves la "Ley de sociedad de convivencia", que sólo tendrá efectos en la capital mexicana y está dirigida a personas de diferente o del mismo sexo que decidan vivir juntos y no tengan un nexo familiar directo.

Las parejas que suscriban este convenio ante una autoridad administrativa de la ciudad de México se regirán "en lo que fuere aplicable" bajo la figura del concubinato, aunque esto no implica que se modifique el Código Civil local, de acuerdo con el texto de la ley.

En México los actos administrativos pueden ser revocados por una autoridad judicial, por lo que algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y colectivos lésbico-gays han señalado que esta reglamentación es muy limitada.

"En un principio sí se ven sus limitaciones, pero la ley es la punta de lanza para más adelante reformar el Código Civil, la oposición conservadora es precisamente por eso, porque están perdiendo poder los grupos de la derecha", dijo a la AFP Gloria Davenport, de la ONG Humana Nación Trans.

Con la ley, las personas interesadas en establecer una sociedad de convivencia deberán acudir ante la autoridad administrativa de la ciudad de México y dejar establecidos los alcances, en cuestión de derechos y obligaciones, que tenga su unión.

Pero al no modificarse el Código Civil, en el caso de herencia, cualquier disposición testamentaria de uno de los miembros de la sociedad en beneficio del otro puede ser impugnada por los familiares del testador.

La ley tampoco contempla "las necesidades que tenemos las personas transexuales, sobre todo en lo que se refiere al nombre" cuando se decide cambiar de sexo, explicó Davenport.

No obstante, colectivos de homosexuales y asociaciones en defensa de los derechos humanos y contra la discriminación han mostrado su beneplácito por la ley, que después de ser aprobada en el cuerpo legislativo de la capital tiene que ser publicada por el alcalde a fin de que entre en funcionamiento.

"La Ley de sociedades de convivencia es un gran avance en el reconocimiento de los hogares no convencionales", dijo en un comunicado el gubernamental Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

Sin embargo, la Iglesia católica durante el debate de la ley manifestó que se opone "tajantemente" porque ésta "veladamente quiere dar origen a una legislación que fomenta mecanismos que aprueben los matrimonios entre personas del mismo sexo", consideró la Conferencia del Episcopado mexicano.

Otros grupos conservadores han comentado que la reglamentación "atropella la figura de la familia y el matrimonio".

No obstante, siempre y cuando la ley no contradiga a la Constitución, no existen posibilidades para impugnarla, dijo el constitucionalista mexicano Francisco Burgoa.

"Estos grupos no tienen legitimidad para interponer una acción de inconstitucionalidad, (...) además la ley no le va a afectar a nadie que no esté directamente relacionado" con las sociedades de convivencia, apuntó el especialista.

De acuerdo con la exposición de motivos de la ley, en México hay 2,1 millones de hogares, de un total de 24,5 millones, que están conformados por personas sin parentesco, aunque la nueva ley sólo beneficiará a quienes viven en la capital.

 



RMR