Nacional - Seguridad y Justicia

Un nuevo asesinato de estudiantes conmociona al país

2018-04-24

Las autoridades dijeron en una conferencia de prensa la tarde del 23 de abril que los estudiantes...

 

CIUDAD DE MÉXICO — Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco García Ávalos querían grabar un cortometraje de terror para una tarea universitaria. El 19 de marzo pasado visitaron una casa que parecía ser el set perfecto; no volvieron a ser vistos por sus familiares.

“Sin saberlo, los estudiantes estuvieron en un lugar de grave riesgo”, asegura la fiscalía del estado de Jalisco, donde estudiaban los jóvenes, en la Universidad de Medios Audiovisuales. Según la información estatal, Javier, Jesús y Marco fueron asesinados y sus cadáveres habrían sido disueltos en ácido.

A decir de la fiscalía, la casa que habían elegido los jóvenes era de propiedad de la tía de uno de ellos; sin embargo, de acuerdo con las autoridades, realmente era utilizada por uno de los grupos de delincuencia organizada con presencia en la zona, el Cártel Nueva Plaza. Este es uno de los grupos rivales del Cártel Jalisco Nueva Generación, cuyos integrantes habrían pensado que los tres estudiantes de cine eran parte de Nueva Plaza, lo que presuntamente motivó el secuestro y asesinato.

Las autoridades dijeron en una conferencia de prensa la tarde del 23 de abril que los estudiantes fueron llevados a otro lugar, donde uno de ellos fue asesinado a golpes. Los otros dos fueron asesinados posteriormente. En una revisión del sitio se encontraron rastros de sangre; presuntas pruebas de ADN vincularían esos rastros a Jesús, aunque los cuerpos no fueron hallados. La fiscalía indicó que esto se debe a que los jóvenes muertos fueron llevados a un tercer lugar en el que se encontraron bidones de ácido sulfúrico. “Por estos hallazgos se presume que ahí pudieron ser diluidos los cuerpos”, dice la fiscalía en un video en el que resume las averiguaciones.

Dos personas están detenidas por el supuesto homicidio y fueron formalmente vinculadas a proceso el 22 de marzo, según la fiscalía. Se busca a otros cuatro presuntos responsables.

“Las investigaciones no han concluido y buscamos que salga a la luz toda la verdad sobre estos lamentables hechos”, dijo durante la conferencia de prensa el fiscal de Jalisco Raúl Sánchez Jiménez.

El caso ha provocado particular conmoción y desató fuertes protestas al tratarse de una desaparición grupal de estudiantes que rememora la de 43 estudiantes normalistas en septiembre de 2014: jóvenes que no tienen vínculos aparentes con la delincuencia organizada y son desaparecidos y posiblemente asesinados por narcotraficantes aparentemente solo por haber estado en el lugar equivocado a una hora equivocada.

La información sobre el supuesto paradero de Javier, Jesús y Marco también se da después del cierre del trimestre más violento desde que hay registro en México –aproximadamente 85 homicidios al día, según datos oficiales– y del año con más asesinatos desde que se realiza un conteo respectivo.

“Esta es la realidad de nuestro país, donde el miedo y la violencia son el día a día. Donde miles de personas son arrancadas de sus familias. Esto no puede seguir así”, tuiteó al respecto Pedro Kumamoto, político independiente oriundo de Jalisco que aspira a una curul en el senado mexicano.

Además de la noticia sobre los tres estudiantes jaliscienses, ayer la Procuraduría General de la República anunció que fue detenido el presunto responsable de uno de los homicidios de más alto perfil del año pasado, el del periodista Javier Valdez. El periodista fue baleado en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo de 2017; uno de doce reporteros asesinados en México durante el año pasado, una cifra que equipara al país con la cantidad de periodistas muertos en Siria, una zona de guerra.



Jamileth