Formato de impresión


Naufragios en la literatura, cine y televisión


2006-08-17

El Universal

La imaginación de escritores y cinéfilos también ha dedicado su tiempo para plasmar las aventuras de náufragos y sus viajes en el mar.

Simbad el marino es uno de los referentes en cuanto a travesías marinas. Según la historia, es originario de Bagdad y en su afán de riqueza y peligros, emprendió siete viajes donde vive escenarios inimaginables: ser capturado por pigmeos y ofrecido a un cíclope, toparse en una isla que en realidad era una enorme ballena.

Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, en Relato de un náufrago cuenta la historia verídica de Luis Alejandro Velasco, quien quedó varado en el mar 10 días hasta ser salvado por los habitantes de una aldea cercana al mar. La publicación de este reportaje crea revuelo en Colombia al comprobarse que el Destructor llevaba contrabando de Estados Unidos a Colombia.

Julio Verne, escritor francés y considerado el primero en literatura de ciencia ficción, dedicó su literatura para viajes fantásticos tanto espaciales, aéreos y terrestres.

En su bibliografía también hay relatos náuticos: Las aventuras del capitán Hatteras (1866), Los hijos del capitán Grant (1867), Veinte mil leguas de viaje submarino (1869), Un capitán de quince años (1878), Dos años de vacaciones (1888), Los piratas del Halifax (1903), La invasión del mar (1905), El faro del fin del mundo (1905) y Los náufragos del Jonathan (1909).

Robinson Crusoe (1719) es otra famosa novela sobre náufragos. Escrita por Daniel Defoe, describe las historias reales y entrelazadas del marinero escocés Alexander Selkirk, que fue rescatado en 1709 tras pasar cuatro años en una isla desierta que hoy lleva su nombre, en el archipiélago de Juan Fernández frente a Chile.

Otro protagonista es Pedro Serrano, el único superviviente del naufragio de un patache español en un banco de arena del Caribe, que pasó 8 años aislado hasta que fue rescatado en 1534. El banco de arena sigue existiendo hoy, con el nombre de Serrana Bank.

En cine, existe la historia romántica de La laguna azul, donde dos niños que sobreviven a un naufragio pasan su niñez y adolescencia en una isla semisolitaria, descubriendo la atracción, la sexualidad y el nacimiento.

En Náufrago con Tom Hanks, ocurre un relato diferente: él viaja en avión y en el vuelo presenta problemas técnicos. Cae en mar y vive en una isla por años junto a su amigo Wilson, una pelota. Aprende a sobrevivir, construir su casa y decidido a salir de su encierro, construye una balsa.

En tiempos más recientes, la televisión también ha recreado en la supervivencia un producto más: la serie estadounidense Lost, en la que un grupo de desconocidos deben, además de resolver las necesidades básicas, acabar con una fuerza extraña.

Y quien no recuerda la famosa serie estadounidense de la década de los 60, La isla de Gilligan, que cuenta la historia de un grupo de personas que navegaba en barco y por causa de una tormenta termina viviendo en una isla desierta. A partir de ahí buscan la forma de volver al continente.

 



EGG


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com