Formato de impresión


El largo camino hacia la libertad 


2017-07-10

GINA MONTANER / El Mundo

Leopoldo López sale de la cárcel bajo arresto domiciliario

Así se titulan las memorias que Nelson Mandela escribió tras sufrir 27 años de presidio político en la Sudáfrica del Apartheid. Durante los tres años y medio que el opositor venezolano Leopoldo López pasó en la cárcel militar Ramo Verde, el ejemplo de Mandela fue su guía y faro para resistir.

En 2015 López fue condenado a 14 años de cárcel por supuesta incitación a la violencia en las protestas que lideró en febrero de 2014. Se trató de un montaje del gobierno de Nicolás Maduro para neutralizar al líder opositor que le hacía sombra. Así fue cómo el dirigente de Voluntad Popular acabó encerrado en una celda y a merced de las arbitrariedades del chavismo. Ahora el Tribunal Supremo de Justicia modifica su situación, pasando de la prisión a arresto domiciliario.

Como cabía esperar, otorgarle casa por cárcel se hizo de madrugada y sin previo aviso a la familia del reconocido opositor. Uno de los abogados de López, el español Javier Cremades, ha puntualizado en Twitter que éste "Aún no es libre". Son maniobras propias de gobiernos autoritarios con el fin de ganar réditos a corto o mediano plazo.

En el caso de Venezuela, sumida en una grave crisis política y económica, Maduro pretende llevar adelante la consolidación de la dictadura y lo hace en medio de protestas diarias. El espectáculo de sus esbirros golpeando salvajemente a los diputados opositores en la Asamblea Nacional daña aún más una imagen que está por los suelos, y el arresto domiciliario de la figura más prominente de la oposición podría, a sus ojos, aplacar las marchas y las condenas de gobiernos y organismos internacionales. Como toda jugada política, tiene su parte de cálculo y de riesgos.

El padre de Leopoldo ha dicho desde España que se trata de "Un cambio de rumbo que significa mucho para el país". Ojalá así sea pero eso está por verse. Indudablemente, para quienes sí significa mucho -y por ello bien vale la pena esta falsa liberación- es para Lilian Tintori y los dos hijos pequeños de la pareja. La esposa de Leopoldo ha sido instrumental en proporcionarle relevancia internacional a la causa de su marido y de otros presos políticos que también podrían ser liberados próximamente. Con vigor incansable ha denunciado los atropellos del gobierno, asegurándose de que Leopoldo, como suele ocurrir con tantos disidentes presos en distintas partes del mundo, no cayera en el más triste de los olvidos.

Veremos hacia qué derroteros conduce esta nueva huida hacia delante de Maduro, invocando hipócritamente el Tribunal Supremo que el cambio se ha debido a "razones humanitarias", supuestamente debido a "problemas de salud" del preso, algo que han desmentido sus familiares. Pero más allá de estas artimañas políticas a costa de la vida de hombres y mujeres, lo que no tiene precio es el espacio íntimo y sagrado que Leopoldo, Lilian y sus hijos han recuperado: reencontrarse y descubrirse de nuevo. Eso no se mide ni se cuantifica porque escapa a los planes mezquinos de los gobernantes.

Que este momento de júbilo para los demócratas venezolanos (el cual no será completo hasta la liberación incondicional de Leopoldo López), sirva como recordatorio de la cantidad de presos políticos que se pudren en mazmorras donde no llega la luz. Sin ir más lejos, en China el Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo ha pasado de la prisión al camastro de un hospital para librar un cáncer terminal. Así son los regímenes que pisotean a sus opositores. Cínicos y crueles. El camino hacia la libertad es largo. Y muy doloroso.



yoselin


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com