Formato de impresión


Toda España se pregunta: ¿se declaró o no la independencia de Cataluña? 


2017-10-12

Raphael Minder, The New York Times

BARCELONA – El presidente español Mariano Rajoy dio un primer paso tentativo este miércoles hacia asumir posiblemente el control administrativo de Cataluña, pero primero le pidió al presidente regional esclarecer si realmente declaró la independencia después de una sucesión de eventos ambiguos el martes.

En una conferencia de prensa este miércoles, Rajoy demandó a Carles Puigdemont que confirmara si había declarado o no la independencia pues los pronunciamientos de este fueron, en palabras del presidente español, “premeditadamente confusos”. 

En espera de la respuesta del gobierno en Barcelona, que debería llegar para el lunes, Rajoy dijo que iniciaría los procesos para invocar el artículo 155 de la Constitución, una herramienta que nunca ha sido utilizada en la democracia moderna de España. El artículo permitiría a Madrid suspender a los legisladores catalanes y asumir la administración autonómica de la región.

“Con la decisión adoptada, el gobierno quiere ofrecer certeza a los españoles, especialmente a los catalanes”, dijo Rajoy.

Dio esas declaraciones después de una reunión de emergencia de ministros y antes de pronunciarse ante el congreso.

Puigdemont se enfrenta a cuestionamientos sobre su futuro político no solo desde Madrid, sino dentro de Cataluña, pues varios integrantes proindependentistas de su coalición gobernante y del resto del parlamento regional lo criticaron ayer por no pronunciarse claramente a favor de la independencia. Mientras que Rajoy, que originalmente batalló por armar su coalición hacia finales de 2016, parece haberse afianzado en el poder.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) expresó su apoyo a Rajoy ante las discusiones de invocar el artículo 155, que la principal oposición en el gobierno central no había respaldado tan enfáticamente en el pasado.

Pedro Sánchez, el líder del PSOE, dijo en una conferencia de prensa que el apoyo proviene de la necesidad de “requerir a Puigdemont que aclare negro sobre blanco qué es lo que ayer aconteció en el Parlament de Cataluña”.

A cambio, Sánchez dijo que acordó con Rajoy que se forme una comisión para reformar la Constitución de 1978, que allanó el camino para el retorno a la democracia después del franquismo. Sin embargo, esa comisión terminaría su trabajo dentro de seis meses, por lo que tendrá poca influencia en cuanto al conflicto con los independentistas catalanes.

Rajoy enfrenta serias presiones por parte de los legisladores del gobernante Partido Popular para frenar en cuanto antes el independentismo en Cataluña, pero también parece tener presente que tomar represalias fuertes contra Puigdemont podría alentar a quienes promueven el secesionismo.

Los comentarios de Rajoy del miércoles son la primera respuesta formal a los pronunciamientos del martes de Puigdemont ante el parlamento regional, cuando sugirió que la supervivencia de Cataluña era como Estado y que merecía ser un Estado independiente en forma de república antes de también indicar que suspendería la declaración de independencia para favorecer el diálogo.

La confusión aumentó aún más cuando Puigdemont y legisladores independentistas firmaron después una declaración unilateral de independencia, que afirman fue posibilitada por los resultados de un referéndum realizado el 1 de octubre pese a que fue declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español y en el que no participaron millones de catalanes.

Expertos legales dijeron que Puigdemont y los parlamentarios que respaldan la independencia habían violado la Constitución al firmar la declaración y especularon que eso llevaría a Rajoy a intervenir de manera más forzosa en Cataluña.

“No se puede negociar con delincuentes”, dijo Ignacio Gordillo, exfiscal de la Audiencia Nacional española.

El artículo 155 requiere el aval de una mayoría absoluta del Senado y permitiría que Rajoy suspenda, por el plazo que considere necesario, a las instituciones políticas catalanas, incluida la Generalidad y el parlamento. El gobierno central también podría asumir el liderazgo de la policía autonómica, los Mossos d’Esquadra.

Asimismo, los fiscales españoles podrían abrir procesos penales contra Puigdemont e integrantes de su gobierno. El lunes, Pablo Casado, portavoz del PP, dijo que Puigdemont podría ser encarcelado por sedición.

Por su parte, Ignacio González Vega, magistrado y miembro del grupo Jueces para la Democracia, advirtió que Rajoy deberá actuar con mucha sensibilidad pues son medidas muy serias.



yoselin


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com