Formato de impresión


Slim, Ricardo Salinas y Legionarios de Cristo, en las listas de "Paradise Papers"


2017-11-06


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 6 NOV - Los magnates mexicanos de las telecomunicaciones Carlos Slim y Ricardo Salinas, dueño de la cadena TV Azteca, así como miembros de la orden de los Legionarios de Cristo, figuran en las listas de "Paradise Papers" difundidas por el diario alemán Suddeutsche Zeitung.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) del ministerio de Finanzas, la agencia que cobra los impuestos, anunció tras la publicación de estas revelaciones, que abrirá una investigación para "valorar si hay elementos que configuren la comisión de actos de evasión fiscal" y en su caso aplicar la ley.

El matutino alemán, que compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación sus hallazgos de personajes con inversiones en bancos offshore para evitar ser rastreados y evadir impuestos, reveló que también un fallecido dirigente sindical mantenía 15,5 millones de dólares ocultos.

Se trata de Joaquín Gamboa, que dirigió la poderosa Confederación de Trabajadores de México (CTM) hasta su muerte en enero del 2016, y quien había hecho estos depósitos en un fideicomiso abierto en islas Caimán.

También aparecen los hombres del ex ministro de Finanzas durante la gestión del presidente Carlos Salinas (1988-1994), Pedro Aspe; el ex ministro de Seguridad Pública en la administración del presidente Vicente Fox (2000-2006), Alejandro Gerz y Javier Miguel Afif, un acaudalado empresario que enfrenta una ola de demandas en éxico y Estados Unidos.

Están también los nombres del sacerdote mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, fallecido en enero de 2008, en medio de un escándalo de pederastia, y rectores de sus universidades en México, que montaron estructuras fiscales en Bermudas e Islas Vírgenes, para esconder sus ganancias de dos décadas.

Afif, un empresario que opera la mayoría de delfinarios en México y El Caribe y es proveedor de servicios de transportación aérea a los entes gubernamentales Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de electricidad, hizo circular unos 460 millones de dólares vía empresas offshore, según los documentos.

En cuanto a Slim, uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, los documentos revelan que "parte de la fortuna y del imperio internacional de las telecomunicaciones" se gestó desde el paraíso fiscal de Bermudas, sede del despacho de servicios offshore Appleby, según reveló el semanario Proceso.

La revista reveló que en el 2000, Slim "ya tenía una década de reinado en el sector de las telecomunicaciones de México y quería ir por más", por lo que su filial de telefonía celular América Móvil cofundó la sociedad Telecom Americas en las Bermudas junto con las empresas Bell Canada International y SBC Communications.

De acuerdo con este informe, la sociedad de Bermuda "resultó una pieza clave de Slim para asentar su imperio en el sector de la telefonía móvil en Sudamérica y Brasil". "Esa fue la primera incursión de Slim en la telefonía móvil latinoamericana, y abrió el camino a un próspero negocio: América Móvil es ahora la empresa líder en las telecomunicaciones del subcontinente, donde cuenta con 362 millones de clientes", agregó.

El diario Reforma sostuvo que Appleby ha estado en busca de socios mexicanos con "experiencia en crear empresas fachada y planeación fiscal".

En 2008, la empresa de Slim se acercó por segunda ocasión a Appleby, con el propósito de establecer la sociedad Claro Caimán en las Islas Caimán, para registrar nombres de dominio en la jurisdicción.
    
Según algunos de los más de 6 millones de archivos internos del despacho Appleby, Slim "sólo fue uno de los actores relevantes del poder en México que acudieron al mundo offshore, a veces desde hace más de tres décadas, y ello con distintos propósitos", según Proceso.
    
El análisis muestra que Appleby tenía dos tipos de clientes: el primero formado por particulares, que buscaban el anonimato para esconder su dinero y el segundo empresas y corporaciones que creaban "entidades de papel en paraísos fiscales para aprovechar las tasas de recaudación casi nula, como parte de complejas estructuras de ingeniería fiscal".

El uso de esquemas "offshore" para invertir es legal si el dinero es lícito y los beneficiarios reportan sus actividades al fisco, lo que ahora será investigado por las autoridades.



yoselin


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com