Formato de impresión


Empresarios mexicanos en crispación


2017-12-21


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 21 DIC - La reforma fiscal aprobada el pasado miércoles por el Congreso de Estados Unidos proyectó hoy una sombra de incertidumbre en México, donde los empresarios presionan al gobierno para adoptar medidas urgentes.

La sanción en el capitolio estadounidense a este paquete de medidas se perfila como la mayor victoria política del presidente, Donald Trump, desde que asumió el poder hace 11 meses.

Ante el riesgo de que surja una "estampida de capitales" y luego de que la propia moneda nacional registrara una nueva jornada a la baja frente al dólar en los mercados al reaccionar a este conjunto de enmiendas, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso un paquete de seis medidas "apremiantes".

Gustavo de Hoyos, presidente del organismo cúpula del sector privado, planteó entre estas medidas que "se reestablezca la deducción absoluta de las prestaciones laborales", tanto las de previsión social, como las que obliga la Ley Federal del Trabajo y que a su vez constituyan ingresos exentos para los trabajadores.

También propuso la deducción inmediata de las inversiones" y dar continuidad al programa de repatriación de capitales, que implantó el gobierno mexicano el año anterior, con resultados regulares.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reclamó ajustes "inteligentes" al esquema tributario que "promuevan la inversión, el empleo" y la reducción del Impuesto Sobre la Renta (ISR), pero "sin que haya un desbalance fiscal".

En México se paga alrededor del 36% de impuesto sobre la renta, tal y como regía en Estados Unidos, pero con la reforma, el primer país quedó en desventaja, pues Washington redujo esa tasa del 35 al 21%.

El presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, señaló que el próximo viernes los principales capitales de industria se reunirán con funcionarios del ministerio de finanzas para revisar las medidas que se adoptarán para hacer frente al plan fiscal estadounidense.

Adriana Berrocal, presidenta del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, lamentó que el gobierno mexicano no estuviera preparado "con una estrategia para mitigar los efectos" de la reforma de Estados Unidos.

"Prefirió esperar a que el plan fiscal del presidente Donald Trump estuviera aprobado, pero ahora ya debe haber una respuesta", indicó.

Expertos estiman que la reforma fiscal de Trump provocaría una fuga de capitales que oscilaría entre 9,000 y 11,000 millones de dólares, pero dicen que el mayor problema sería en la expectativa de recepción de capitales, pero desaconsejaron aplicar la "ley del Talión".

La directora de análisis económico y financiero de Banco Base, Gabriela Siller, dijo que "a México no le convendría responder con una 'reforma espejo' porque pone en riesgo las finanzas públicas y la calificación crediticia".

Siller en cambio consideró que una de las alternativas puede ser "reaccionar con una reforma transversal en la que no sólo disminuyan los impuestos, sino que vaya acompañada de un recorte al gasto público hacia 2020".

No obstante, algunos expertos opinan que México sigue siendo un destino atractivo por su mano de obra, por la calidad de su fuerza de trabajo y por las ventajas que ofrece para la instalación de nuevas empresas.

Herbert Bettinger, director de Bettinger Asesores, propone como respuesta ante el impacto negativo de la reforma fiscal de Estados Unidos un "mecanismo de autodefensa" que podría ser grabar la salida de capitales.

La desventaja es que también podría ser aplicado por el país vecino en una actitud de revancha y las cosas se podrían poner más feas. El problema para el gobierno radica en que una reducción del impuesto a los ingresos podría impactar en su balance fiscal justo en el año en que tendrán lugar las elecciones presidenciales, las más competidas de su historia.


 



regina


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com