Formato de impresión


El peso se hunde hasta mínimos de nueve meses respecto al dólar


2017-12-22

David Marcial Pérez, El País

La jugosa rebaja de impuestos aprobada ayer por en EE UU ha tenido efectos inmediatos en el vecino del sur. El mercado cambiario reaccionó tan solo un día después, este jueves, con una abrupta caída en la paridad con el dólar, colocando la divisa mexicana en mínimos de marzo. Los inversores interpretan que la reducción impositiva para empresas y ahorradores estadounidenses provocará automáticamente una perdida de competitividad en la economía mexicana así como una considerable reducción de la inversión directa desde el otro lado del Rio Bravo.

En el mercado interbancario, el termómetro más fiable para medir la temperatura cambiaria, los bancos han llegado a venderse entre ellos cada billete verde por 19,4 superando así el último listón fijado hace nueve meses, y registrando un retroceso intradía de 1,35%, según las cifras del Banco de México. El peso ha sido la divisa más depreciada de la jornada. En cuanto a los precios en el mercado del menudeo –donde los bancos venden a empresas y particulares– el dólar ha llegado a superar los 19,75 pesos al cambio, como en las ventanillas de Banamex.

La mayor reforma fiscal desde los tiempos de Reagan se materializará con una caída de la presión fiscal para las empresas del 35 al 21%, mientras que la tasa para la repatriación de capitales caerá al 8%. “No solo afecta a la competitividad de las empresas mexicanas, sino que desincentiva la inversión directa. Nuestra previsión es que el año que viene caiga en 10,000 millones de dólares”, apunta Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.

La cercanía de la campaña electoral, previsiblemente una de las más disputadas de las últimos décadas, y las recientes noticias sobre un nuevo escándalo de corrupción en el corazón del PRI, también habrían extremado la susceptibilidad de los inversores. “Las noticias que vinculan al gobierno en turno con un caso de desvío de recursos públicos genera incertidumbre en torno al partido que podría llegar al poder, sobre todo por el seguimiento que dará a las reformas estructurales, principalmente la energética”, añade Siller.

Después romper todos los récords –superando los 20 pesos por dólar- con la victoria de Donald Trump en enero, el mercado cambiario mexicano se había ido templando hasta situarse en junio en la franja de las 18 unidades. El optimismo sobre una futuro acuerdo favorable en la renegociación la de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), y la relativa mejora del precio del crudo respaldaron a la divisa mexicana. La evolución de peso seguirá pivotando sobre los avances del TLC. En el primer trimestre se reanudarán las rondas de negociaciones. En caso de nuevas tensiones, el tipo cambiario podría volver a dispararse.

El golpe en la divisa también lo han notado los precios. La inflación, que en el último año acumula una escalada imparable, alcanzó durante la primera quincena de diciembre el 6,69%, ligeramente por encima de las previsiones del Banco de México y del consenso de analistas de Bloomberg. El supervisor mexicano ha intentado con determinación taponar la hemorragia. Desde diciembre de 2015 –cuando la inflación marcó un mínimo histórico de 2,13%– el Banco de México ha elevado sus tasas de interés hasta en 10 ocasiones, hasta colocarlas en el actual 7%, las más altas desde 2009.


 



regina


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com