Formato de impresión


La amnistía a narcotraficantes podría intensificar la violencia en México


2017-12-29

 

Eduard Ribas

México, 29 dic (EFE).- El líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador marcó la precampaña electoral a la Presidencia mexicana con una propuesta arriesgada que desató una amplia polémica: analizar una amnistía a narcotraficantes para lograr la paz en México tras diez años de guerra contra los cárteles.

Más allá del alud de críticas vertidas por sus contrincantes, tanto activistas de derechos humanos como familiares de víctimas del crimen organizado advierten que la amnistía podría desatar más violencia y exigen que las autoridades acaben con la impunidad.

López Obrador, candidato presidencial del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), propuso convocar "un diálogo para que se otorgue amnistía siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas" con el objetivo de lograr "la paz y la tranquilidad del pueblo", algo que algunas familias ya han desestimado.

"Es una irresponsabilidad; yo no quiero ver en la calle a los asesinos de mi hijo buscando venganza", declaró a Efe el escritor y activista Javier Sicilia, cuyo hijo fue asesinado en 2011 junto a otros seis jóvenes a manos del crimen organizado.

Desde que el presidente Felipe Calderón (2006-2012) decidiera hace una década combatir militarmente el crimen organizado, cerca de 150,000 mexicanos han muerto en el contexto de esa guerra y más de 32,000 han desaparecido.

Pese a las cifras alarmantes, defensores de los derechos humanos como Emilio Álvarez Icaza descartan que una amnistía frene los asesinatos y secuestros en México y apuntan a todo lo contrario: "Lo único que haría sería aumentar la violencia".

"Las amnistías sirven para otros tipos de conflictos como guerras civiles o procesos de cambio de régimen", dijo Álvarez Icaza, quien fuera secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y ombudsman de Ciudad de México, y que definió la propuesta de López Obrador como "una idea muy desafortunada".

Según apuntan, el caso mexicano no es un conflicto político o ideológico como los que han derivado en amnistías en otros países, sino un problema de crimen organizado que actúa con impunidad en buena parte de México.

"El país no está en condiciones de asumir una amnistía sin claridad", apuntó Sicilia, quien recordó que no hay procesos de amnistía sin que previamente se haya logrado la paz.

El crimen que mayor repercusión social y mediática ha tenido bajo el mandato del actual presidente, Enrique Peña Nieto, es el de los 43 alumnos desaparecidos de la escuela de Ayotzinapa presuntamente asesinados por policías corruptos y miembros del crimen organizado en Iguala, estado de Guerrero.



yoselin


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com