Formato de impresión


Otro gran reto para el ejército sirio


2018-01-02

Por Oscar Bravo Fong | Prensa Latina

Tras la derrota del grupo terrorista Estado Islámico en la nororiental provincia de Deir Ezzor y otros territorios sirios, el Ejército de este país árabe, auxiliado por tropas aliadas, concentra su lucha contra el Frente para la Liberación del Levante (otrora Al-Nusra) y facciones extremistas.

Cuando la batalla aún continúa contra remanentes de fuerzas del Estado Islámico o Daesh en zonas desérticas de Deir Ezzor, las fuerzas gubernamentales enfocan su ofensiva hacia núcleos radicales de Al Nusra en la norteña provincia de Idlib.

También se enfrentan a sus enemigos en el norte de Homs y Hama, Ghouta Oriental y demarcaciones sureñas.

En Idlib, llamada el Kandahar afgano de Siria, se encuentra la mayor concentración de extremistas de Al-Qaeda.

Los terroristas en esas zonas recibieron en los últimos siete años enorme apoyo logístico, armamentístico y financiero por parte de Turquía, Qatar, Arabia Saudita y Estados Unidos, de ahí que expertos militares consideran que los enfrentamientos contra esas fuerzas, bien equipadas, se tornarán más encarnizados.

En la septentrional provincia, donde al iniciarse el conflicto armado en marzo de 2011 vivía más de un millón y medio de habitantes, desde diferentes frentes las tropas gubernamentales intentan tomar la base aérea de Abu al-Ghohour y otras áreas del sur de ese territorio.

Como exhibición de su poderío bélico, Al Nusra mostró la última semana un video en el que se aprecian misiles antiaéreos tipo F-N6 de fabricación china, con uno de los cuales derribó recientemente un avión de combate del ejército sirio en el norte de Hama.

La zona de Idlib, donde permanecen acantonadas tropas de la vecina Turquía, podría ser escenario el venidero año de los más duros combates contra las fuerzas extremistas, que toman a las poblaciones locales como escudos humanos.

En Ghouta Este, otro frente abierto pese a los intensos bombardeos del ejército contra instalaciones bélicas de Al-Nusra, las operaciones militares se consideran estancadas.

Las bajas en esos enfrentamientos resultan numerosas para ambos bandos.

Sin embargo, en Ghouta Occidental, cerca de los Altos del Golán sirio, ocupado por Israel, las tropas leales a Damasco, junto a la resistencia libanesa de Hizbulah, tomaron días atrás importantes poblados como Beit Jin y Mugher Al-Mir.

En la zona del Hermón, en la frontera siria con El Líbano y Palestina, cesaron las operaciones luego de que las acorraladas bandas opositoras negociaron la entrega de armas.

También se realiza, en virtud de un acuerdo, la evacuación de terroristas que decidieron dirigirse a las provincias de Idlib y de Deraa.

La liberación de la amplia demarcación de Ghouta Occidental reviste suma importancia militar y estratégica porque es un área en la que se agruparon los terroristas que huyeron de las zonas del campo occidental de Damasco Rural.

Unidades del Ejército, que ya vencieron a formaciones extremistas en Alepo, Palmira y Deir Ezzor, entre otros territorios, se reagrupan ahora en las recién liberadas áreas del suroeste de Damasco para marchar a la sureña provincia de Quneitra, con el fin de exterminar a los radicales.

Si antes las fuerzas gubernamentales con el apoyo de la aviación rusa y sus aliados de Hizbulá y milicias iraníes fueron capaces de derrotar en el terreno al Estado Islámico, parecen ahora tener la capacidad militar, experiencia y la voluntad de echar para siempre de estas tierras mesorientales al enquistado Frente para la Liberación del Levante.



regina


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com