Formato de impresión


Masacre en Ghuta, 100 muertos en dos días


2018-02-07

Por Alberto Zanconato

(ANSA) - BEIRUT, 7 FEB - Más de un centenar de muertos en 48 horas en Ghuta Oriental, al este de Damasco, donde el régimen de Bashar al Assad está intensificando los bombardeos contra los grupos rebeldes, incluso a costa de civiles.

Los opositores armados al gobierno vieron ayer en esa zona su mayor matanza desde el avance de las fuerzas leales del 25 de diciembre pasado, con 80 abatidos.
    
Otras 26 personas perdieron la vida hoy, incluidos 13 niños y mujeres, según el Observatorio Nacional de los Derechos Humanos (Ondus). Pero mientras tanto, incluso en la capital y en algunos suburbios bajo el control del gobierno, los civiles están bajo fuego, aunque en menor medida. La agencia de noticias del gobierno, Sana, informó que dos personas, entre ellas un niño, fueron asesinadas por cohetes o granadas de mortero disparadas por insurgentes.
    
Siempre cerca de Damasco, pero al norte, en la ciudad de Jamraya, tuvo lugar anoche otro de los muchos ataques aéreos israelíes que se concretan desde el comienzo de la guerra civil hace siete años, dirigido generalmente a convoyes o armas destinadas a posiciones de las milicias chiítas libanesas de Hezbolá, aliados de Siria e Irán, o a centros para el desarrollo de sistemas de armas no especificados. Al menos, así lo denuncian testimonios que vienen desde la zona y que se expanden a través de la Web, ya que Damasco no especifica la naturaleza de los objetivos golpeados e Israel se abstiene de confirmarlo.
    
En este caso, las autoridades sirias solo han dicho que los aviones israelíes lanzaron, desde el espacio aéreo libanés, algunos misiles contra "un área de la provincia de Damasco".
    
Según las fuerzas armadas sirias, "la mayoría de los misiles fueron destruidos antes de que pudieran alcanzar los objetivos" y no se informaron daños o víctimas importantes. Fuentes no gubernamentales sirias precisaron que el ataque fue dirigido contra un centro de investigación científica ya apuntado hace un mes y varias veces en el pasado.
    
Mientras tanto, Turquía, dedicada a la ofensiva contra el enclave kurdo de Afrin, envió hoy una delegación militar a la vecina región de Idlib, maltratadas por los combates entre insurgentes y fuerzas gubernamentales, como parte de los esfuerzos de Rusia e Irán para crear áreas de "desescalada" en el oeste de Siria. Según fuentes locales, el ejército turco visitó Saraqeb, repetidamente bombardeado en los últimos días por la aviación rusa.
    
El acuerdo sobre la creación de áreas de "desescalada", alcanzado en Astana, Kazajstán, en el verano de 2017, prevé, de hecho, zonas del oeste de Siria en las zonas de control e influencia entre Ankara, Teherán y Moscú. 



regina


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com