Formato de impresión


Al rescate de ríos que la Ciudad de México "ha negado" en los últimos 70 años


2018-02-12

Ivette Mota

México, 10 feb (EFE).- La gran ciudad de Tenochtitlan (la capital azteca) se fundó sobre el agua rodeada por una extensa área lacustre. En ese tiempo el agua potable provenía de numerosos ríos, lagos y manantiales, como los de Chapultepec, Santa Fe, el Desierto de los Leones y Xochimilco.

A partir del siglo XX, estas abundantes fuentes de agua fueron reducidas a abastecimiento y sustituidas por pozos profundos, desaprovechando gran parte del agua limpia de esos ríos, lagos y manantiales, perdiendo los ecosistemas vivos.

"La Ciudad de México ha negado sus ríos en los últimos 70 años, ha entubado muchos de los afluentes; a los habitantes se nos ha olvidado pero las ciudades necesitan de sus ríos", dijo en entrevista a Efe el urbanista Alejandro Echeverría.

Echeverría, parte del consejo de la organización civil Cuatro al Cubo, enfatizó que uno de los objetivos de su agrupación es promover el rescate de los ríos "negados" de la Ciudad de México, como se ha hecho en otras ciudades en el mundo.

Señaló la relevancia de que los ciudadanos redescubran la ciudad a través de espacios abiertos, que se apropien de ellos con la regeneración de los ríos, la creación de sistemas de humedales artificiales, captación de agua de lluvia o parques lineales como se ha hecho con el Ecoducto del Río Piedad en la Ciudad de México.

Asimismo, resaltó la importancia de revertir el deterioro territorial de las ciudades para mejorar la salud humana y ambiental.

Al respecto, el arquitecto Elías Cattan, director del despacho de "arquitectura regenerativa" Taller 13, agregó que el parque hídrico de La Quebradora (en la zona de Iztapalapa) o los jardines infiltrantes (en Miguel Hidalgo) también son algunos de los proyectos en la Ciudad de México que buscan recuperar cuencas y ecosistemas vivos.

Cattan, profesor de diseño y teoría ambiental en la Universidad Iberoamericana que se ha dedicado a entender sistemas vivos como ecosistemas y ciudades, señaló que una cuenca saludable nos provee de importantes recursos como agua, comida y aire limpio.

"Una ciudad no puede mantenerse sin esos recursos; hablar de ríos es parte de un aprendizaje para la sociedad civil y gobiernos", agregó.

Rescatar los ríos de la Ciudad de México "es una inversión en mejorar nuestra agua, nuestro aire y tener una mejor calidad de vida", indicó Cattán.

Jorge Legorreta Gutiérrez, uno de los urbanistas más importantes de México, en su obra "Los Ríos de la Ciudad de México: pasado, presente y futuro", plantea que para el año 2040 la Ciudad de México se unirá con Pachuca, Toluca, Cuernavaca y Cuautla para crear una megalópolis de 35 millones de habitantes, que incrementará su desabasto de agua y pondrá en un estado vulnerable a la ciudad.

El autor señala que las "modernas" concepciones urbanísticas para construir la ciudad se han fundamentado en utilizar los ríos y sus lagos como drenajes, y con ello se elimina la posibilidad de conservarlos como elementos naturales.

El arquitecto Cattan defendió que estamos en una situación muy precaria en términos de agua, y resaltó la importancia de transitar de una infraestructura gris a una verde: "Nueva York lo logró, cuenta con más de mil jardines infiltrantes, y Singapur es un ejemplo extraordinario de infraestructura verde".

Ciudades más sustentables y verdes son ciudades más humanas. "La ciudad nos necesita, necesita de sus ríos, y mientras antes nos demos cuenta menos costoso saldrá", concluyó Cattan.



yoselin


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com