Formato de impresión


La (casi) soledad del 'hijo de Chávez'


2019-01-10

Por DANIEL LOZANO, El Mundo 

"Se han negado a dialogar, cometen un grandísimo error". El presidente venezolano Nicolás Maduro criticó este miércoles a los países de la Unión Europea, sabedor de que ninguno de ellos acudirá a la cita de este jueves en Caracas, al menos con gobernantes o embajadores. En paralelo, diplomáticos europeos discutían a la misma hora si enviaban representantes de cuarto nivel o apostaban por la ausencia plena.

Por su parte, el Gobierno de España ha optado por no enviar a ningún representante. Fuentes gubernamentales explicaron que el jueves "no habrá representación" del Ejecutivo de Pedro Sánchez en la toma de posesión de Maduro, según informó Servimedia.

La jura del "hijo de Chávez", preparada con esmero por la revolución, se realizará por lo tanto en (casi) soledad. Pocos presentes, pero muy poderosos. Un solo presidente sudamericano, Evo Morales, acompañará a Maduro ante el revolucionario Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). 

Al margen del gran aliado boliviano, solo una delegación, la uruguaya, ha confirmado su asistencia a la toma de posesión, aunque todavía el miércoles quedaba abierta la incógnita sobre la decisión que tomará el mandatario ecuatoriano Lenín Moreno, toda una prueba de fuego. Los dos países están sin embajadores tras el rifirrafe diplomático del año pasado. "Se vería muy mal que se legitime un gobierno como el de Maduro con cualquier representación", confirmó a este periódico el politólogo ecuatoriano Michel Levi. 

El resto de los países del subcontinente, desde Argentina a Colombia, pasando por Chile, Brasil, Perú, Paraguay y Guyana, no acudirán.

"La presencia de Uruguay tiene una razón y un pretexto. La razón es que la mayoría del gubernamental Frente Amplio apoya al chavismo y el presidente Tabaré Vázquez prefiere no ponerse en contra. El pretexto es que el Grupo de Lima es como los autoconvocados -palabras del canciller Nin Novoa- y carece de institucionalidad", explicó a EL MUNDO Andrés Malamud, investigador de la Universidad de Lisboa. 

Una asistencia "simbólica", sostiene Malamud, ya que no acudirán ni el presidente ni el vicepresidente ni el canciller ni el embajador. Apenas el encargado de negocios, el mismo cuarto nivel que ha elegido el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para salir del enredo. El "hijo de Chávez" sí asistió el 1 de diciembre al banquete posterior a la toma de posesión del mexicano.

"Es difícil pensar en un régimen más aislado y criticado que el de Maduro en la historia reciente del hemisferio occidental. Deja las relaciones internacionales de Venezuela muy disminuidas, obligando a tejer redes con gobiernos lejanos como China, Rusia y Turquía, que sobre todo están interesados en obtener provecho económico", concluyó el internacionalista venezolano Mariano de Alba.

"Respaldar el legítimo derecho de la hermana nación a decidir su destino es defender la dignidad de todos", avanzó Miguel Díaz-Canel, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, antes de confirmar su participación en la juramentación. El sucesor de Raúl Castro representó a su padrino político durante todo el primer mandato de Nicolás Maduro, acudiendo en numerosas ocasiones a Caracas.

Las autoridades bolivarianas también esperan la presencia de varios mandatarios del Caribe, una región a la que han nutrido de petróleo. El otro gran aliado ideológico, el nicaragüense Daniel Ortega, anunció en diciembre su comparecencia para respaldar a su amigo en diciembre. "Nicolás, la vergüenza es de ellos; la dignidad es nuestra", escribió en las últimas horas.

Los aliados internacionales acudirán a Caracas, pero no sus primeros espadas. China anunció que Han Changfu, ministro de Agricultura, encabeza su delegación y Turquía enviará a su vicepresidente, Fuat Oktay. 

"Maduro quedó aislado y sólo tiene el apoyo internacional de China, Rusia, Cuba, Turquía...¡Caramba! No está tan aislado", concluyó Malamud.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com