Internacional - Seguridad y Justicia

Lo que debes saber sobre el reciente cese al fuego en Gaza

2022-08-10

El domingo por la noche, ambas partes accedieron a un cese al fuego mediado por Egipto para detener...

Por Isabel Kershner | The New York Times

JERUSALÉN — Un cese al fuego que terminó con tres días de ataques feroces transfronterizos entre Israel y un grupo miliciano palestino en Gaza parece haberse mantenido y la vida comenzó a regresar a la normalidad en ambos territorios.

El ejército israelí inició una ofensiva el viernes por la tarde con ataques de misiles dirigidos a objetivos del grupo, la Yihad Islámica Palestina, bajo el argumento de que la acción buscaba frustrar un ataque inminente. Los objetivos en la Franja de Gaza recibieron impactos por aire, tierra y mar. La Yihad Islámica disparó unos 1100 cohetes y proyectiles de mortero hacia el territorio israelí, según el ejército.

El domingo por la noche, ambas partes accedieron a un cese al fuego mediado por Egipto para detener la ronda más intensa de lucha entre israelíes y palestinos en más de un año. Según el Ministerio de Salud en Gaza, al menos 44 palestinos fueron asesinados en el combate, 15 de ellos niños, y 360 resultaron heridos, 20 de los cuales están graves.

Después de mantener cerrados los cruces fronterizos de Gaza por más de una semana, Israel los reabrió el lunes por la mañana para la entrega de provisiones de ayuda humanitaria, empezando con el combustible que resolverá la falta urgente de electricidad en el enclave. Para el mediodía, las autoridades israelíes habían quitado todas las restricciones de seguridad que habían impuesto la semana pasada sobre los residentes de las zonas fronterizas para mantenerlos cerca de refugios antibombas y fuera de la distancia de los francotiradores milicianos.

A continuación, te decimos cuánto sabemos sobre las consecuencias del conflicto de tres días.

Pareciera que la Yihad Islámica ha sufrido un golpe crítico

Tras concluir su campaña en Gaza, el ejército israelí declaró el lunes que había impactado 170 objetivos de la Yihad Islámica, con lo que eliminó a altos comandantes del grupo, así como a escuadrones con lanzacohetes, y destruyó fosas de lanzamiento, puestos de comando y bodegas de armas.

La Yihad Islámica señaló que había perdido a doce de sus líderes y miembros, entre ellos Taiseer al-Jabari, comandante de la región norte de Gaza, y Khaled Mansour, comandante de la región sur.

Aunque la Yihad Islámica aseguró haber obtenido algunas concesiones vagas relacionadas con sus prisioneros que se encuentran en Israel bajo los términos del cese al fuego, Israel negó haber accedido a ninguna otra condición más que un cese al combate en ambos lados.

El ejército israelí señaló que unos 200 cohetes de la Yihad Islámica se habían quedado cortos y habían caído dentro de la Franja de Gaza, lo cual provocó bajas entre los civiles, incluidos niños. La aseveración del ejército no pudo ser verificada de manera independiente.

También dijo que su sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro realizó 380 intercepciones de cohetes cuyo destino eran centros poblados de Israel, con una tasa de éxito de un 96 por ciento, un aumento en comparación con el 90 por ciento de las rondas previas. Tzipi Livni, un exministro del gobierno israelí y un experimentado negociador con los palestinos, comentó que esas defensas redujeron la duración del combate y evitaron más bajas.

Sin embargo, el secretario general de la Yihad Islámica Palestina, Ziad al-Nakhala, también cantó victoria poco después del anuncio del cese al fuego el domingo por la noche.

“Todas las ciudades del enemigo estaban a distancia de los misiles de la resistencia”, mencionó en un discurso televisado. Y agregó: “Mantuvimos el control del campo a pesar del desequilibrio de poder con el enemigo”.

El primer ministro interino de Israel demostró su experiencia en temas de seguridad

En general, el último operativo en Gaza se ha considerado un éxito en Israel, pues no murieron israelíes y hubo pocos daños en su territorio.

Esto le está favoreciendo a Yair Lapid, el nuevo primer ministro centrista del gobierno en funciones de Israel, quien se está postulando para el cargo en unas elecciones programadas para el 1 de noviembre.

Desde hace tiempo, a Lapid lo han criticado en Israel por no tener el conocimiento necesario sobre seguridad nacional para liderar al país en tiempos de guerra, en particular si se le compara con su principal rival, Benjamin Netanyahu, quien ha acumulado una vasta experiencia como la persona que ha ocupado el cargo de primer ministro de Israel por más tiempo y quien ahora encabeza a la oposición.

No obstante, según los analistas, al iniciar los ataques aéreos el viernes, Lapid mejoró su posición de arranque en la campaña política. Y el domingo dio un golpe de efecto en las relaciones públicas cuando Netanyahu, que en el pasado se había negado a asistir a las reuniones informativas sobre seguridad con Lapid, fue fotografiado sentado frente a él recibiendo una actualización formal sobre la situación de seguridad y emitió una declaración de apoyo al gobierno.

“Ahora Lapid se ha ganado la imagen de un primer ministro que ha dirigido una operación militar”, dijo Gayil Talshir, politóloga de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Hamás, el principal grupo miliciano en Gaza, no se involucró en el conflicto

Hamás, el grupo miliciano más grande y poderoso en el enclave costero palestino de Gaza, no participó en el último conflicto con Israel y le dejó toda la responsabilidad del combate a la Yihad Islámica, una organización de menor tamaño. Las dos agrupaciones son rivales, pero a menudo se alían para enfrentar a Israel.

Funcionarios y expertos israelíes mencionaron que la decisión de Hamás de permanecer al margen, aunque aumentó el número de muertes en Gaza, fue un testimonio del éxito del giro que ha dado el gobierno israelí en la política hacia el enclave durante el último año.

En una iniciativa por mejorar la economía de Gaza, donde viven unos dos millones de personas y que cuenta con una tasa de desempleo de alrededor del 50 por ciento, Israel ha ofrecido permisos de trabajo a 14,000 residentes del territorio, una cantidad pequeña en términos relativos, pero que es la mayor desde que Hamás tomó el poder por la fuerza en 2007, lo cual ha brindado un salvavidas económico a miles de familias.

Israel afirma que podría ampliar el número de permisos hasta 20,000, dependiendo de la situación de seguridad, y que también ha trabajado durante el último año para aumentar las importaciones y exportaciones de Gaza.

Pero las perspectivas de un desarrollo económico mayor se ven obstaculizadas por la negativa de Hamás a liberar los restos de dos soldados israelíes, retenidos desde 2014, y el encarcelamiento durante un año de dos civiles israelíes que sufren problemas de salud mental.

Otro factor que limita el desarrollo de Gaza, según los funcionarios israelíes, es que Hamás se niega a reconocer el derecho de Israel a existir y sigue centrándose en la construcción de su fuerza militar a expensas de la inversión en la población civil.

La Yihad Islámica, por su parte, niega que la decisión de Hamás de mantenerse al margen de esta ronda de combates haya profundizado la división entre los dos grupos. Al-Nakhala, líder de la Yihad Islámica, dijo: “Hamás es la columna vertebral de la resistencia y estamos en una alianza continua con ellos para enfrentarnos al enemigo”.

La Yihad Islámica no logró detener los arrestos israelíes en Cisjordania

Al-Nakhala señaló que su organización quería proteger la vida de Bassem Saadi, una figura importante de la Yihad Islámica que las fuerzas especiales de Israel arrestaron en el territorio ocupado de Cisjordania la semana pasada. Los milicianos habían amenazado con tomar represalias por el arresto. La Yihad Islámica exigió su liberación como parte de las conversaciones para el cese al fuego que medió Egipto, sin ningún éxito hasta ahora.

Los dos últimos días de conflicto en Gaza pueden estar relacionados con un aumento de la violencia en Israel y Cisjordania ocurrido hace varios meses. Una avalancha de ataques palestinos en contra de civiles en Israel en abril y mayo produjo un aumento en las redadas israelíes en toda Cisjordania y en arrestos casi todas las noches, entre ellos el de Saadi.

Con sus amenazas de represalias, la Yihad Islámica esperaba frenar las acciones israelíes en contra del grupo en Cisjordania. Sin embargo, las redadas en Cisjordania han continuado, aunque la lucha se intensificara en Gaza.

El sábado, el ejército israelí anunció que había aprehendido a 19 sospechosos de pertenecer a la Yihad Islámica en las redadas realizadas durante la noche por Cisjordania. El domingo, declaró que había detenido a otros 20.

Israel dijo que recibió apoyo internacional y evitó críticas de algunos nuevos aliados árabes

La ronda de violencia más reciente sucedió poco después de una visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la región a mediados de julio. La noche del domingo, la Casa Blanca emitió un comunicado para aplaudir el cese al fuego en el que Biden declaró: “Mi apoyo hacia la seguridad de Israel es duradera e inquebrantable, incluido su derecho a defenderse en contra de ataques”.

Biden agradeció especialmente a los dirigentes egipcios su papel fundamental en el fin de las hostilidades, así como a Catar por su ayuda.

Funcionarios israelíes dijeron que también habían recibido fuertes expresiones de apoyo por parte de los países europeos.

El enfrentamiento también enfatizó la creciente aceptación de Israel en otras partes del mundo árabe. Las guerras pasadas en Gaza han generado fuertes críticas de otros países árabes. Esta vez, la respuesta fue más tenue.

Dos de los tres países árabes que formalizaron lazos con Israel en 2020 en un proceso conocido como los Acuerdos de Abraham, Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos, expresaron su preocupación en torno a la violencia, pero evitaron criticar a Israel. Tan solo el tercer país, Baréin, condenó de forma directa los ataques de Israel.

El lunes, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sostuvo una reunión de emergencia para hablar sobre el conflicto.

El embajador palestino, Riyad Mansour, le pidió al consejo que le pusiera “un alto” al asesinato de palestinos por parte de Israel. El embajador de Israel, Gilad Erdan, defendió al ejército israelí y comentó que había actuado con exactitud y “extrema precisión” para reducir el daño colateral.



Jamileth