Mercados Bursátiles

Es el momento de invertir inteligentemente nuestro dinero

2009-08-05

El mayor seguro de una inversión es la liquidez que se tiene para disponer del dinero en...

José Manuel Rodríguez Solar

"El mayor seguro de una inversión es la liquidez"

El Periódico de México pone a partir de ahora en estas ediciones del Boletín Mercados Bursátiles las notas y reportajes sobre distintas inversiones al alcance de sus lectores: Bolsa de valores, derivados de bolsa, inversiones inmobiliarias, futuros y opciones sobre materias primas: Commodities.

De tal forma vamos ampliando el horizonte bursátil para que nuestros lectores tengan mayor información, análisis y factores a la hora de la toma de decisiones acertadas. No se trata de más información en cuanto a abundancia, sino de concretar, seleccionar y editar la información que consideramos trascendente y relevante; sobre todo oportuna.

Los expertos recomiendan que "si usted cuenta con un ingreso con el que cubre sus gastos básicos de manutención mensual y dispone de otro ingreso adicional, entonces es el momento de utilizar de forma inteligente el segundo ingreso para desarrollar un estrategia de inversiones que le permita crear un portafolio de inversiones que le produzca, más que los insignificantes y ridículos rendimientos que obtienen los depósitos bancarios de renta fija", que son menores a la inflación y enfrentar el riesgo de la devaluación, como ocurrió a los inversionistas que hace un año colocaron su dinero en depósitos a plazo fijo cuando el dólar costaba 10 pesos.

El mayor seguro de una inversión es la liquidez que se tiene para disponer del dinero en cualquier momento y aprovechar cualquier tipo de oferta que surja, ya sea en el mercado inmobiliario, automotriz o de cambios.  Es absurdo tener congelado el dinero y sujeto a un plazo fijo. Las inversiones de renta variable y los depósitos en CETES son las únicas que nos salvan del congelamiento de nuestro dinero, porque podemos disponer del dinero de un día para otro.

Ahora mismo las tasas de interés han tocado el punto tal, que consideramos ya no pueden bajar más en las actuales circunstancias de la crisis de liquidez que enfrenta el sistema bancario, derivada de la morosidad de los deudores. En cambio están propensas a tener un incremento mayor en virtud de que la tendencia y la expectativa de la inflación es que siga en ascenso. La recesión económica que vivimos significa incertidumbre, y la incertidumbre genera desconfianza, y la desconfianza siembra la fuga de capitales que buscan mejores rendimientos frente a la nulidad que representan los depósitos en las instituciones bancarias; quiénes en cambio, cobran tasas de interés a sus clientes de hasta 5 y 10 veces más altas de las que pagan a los depositantes, ya sea por concepto de tarjetas de crédito, préstamos, hipotecas, etc. Su voracidad, alevosía y ventaja no tiene parangón.

El propósito de este tipo de inversiones de renta variable es ir creando un seguro que lo mismo puede ser de desempleo, cesantía, vejez, contra accidentes o de vida. Si cualquiera invirtiera el dinero que paga a las aseguradoras por los aseguramientos que tiene, seguramente que -haciendo cuentas- tendría más en los plazos en que uno o los beneficiarios pueden disponer de las sumas aseguradas.  De otra forma las compañías aseguradores quebrarían o no existirían. Estas grandes empresas y consorcios hacen exactamente lo que nosotros deberíamos hacer, invierten nuestro dinero en inversiones de renta variable. 

Los barones y magnates del dinero también así lo hacen con su dinero, prueba de ello es el famoso corredor de bolsa Carlos Slim que gracias a su habilidad especulativa en la bolsa de valores tiene la fortuna que hoy tiene y ostenta. Teléfonos de México es la joya de su fortuna y su mejor adquisición, cuando compro pesos a centavos y todavía "a crédito", que pago después con préstamos sobre la empresa y las utilidades que le generó posteriormente. Este señor si que resulto un verdadero "mago de las finanzas", genio y figura hasta su sepultura. El rey de los corredores bursátiles y de la especulación. Rebasó a Bill Gates quién era el multimillonario más grande del mundo.

Por eso es importante pensar y tener presente como un anhelo el contar con la libertad, autosuficiencia e independencia económica y financiera. Si hoy iniciáramos una inversión con 100,000 pesos, dentro de 20 años este mismo capital podría incrementarse a más de 1.5 millones de pesos, 15 veces más, tomando en cuenta que esto mismo lo han logrado aquellos que, por ejemplo, en 1988 invirtieron simple y llanamente en 100 "Centenarios" de oro, cuando un Centenario valía mil pesos, sin quebrarse tanto la cabeza y sin ser expertos bursátiles. Hoy esta pieza de 37.5 gramos de Oro Puro ronda los 16,000 pesos.

En cambio, en este mismo periodo, una inversión en dólares, con este mismo capital de cien mil pesos, únicamente tendríamos hoy 490,000 pesos. Sin embargo, en la bolsa de valores, una cartera de acciones por esta misma cantidad nos hubiera dado hoy la cantidad de 13 millones pesos, conservadoramente, según lo manifiesta el índice de precios y cotizaciones "promedio" de la Bolsa Mexicana de Valores (IPC), que en los últimos 20 años se elevó de los 211 a los 27,000 puntos, 131 veces más. En cambio en depósitos bancarios, el balance sería ridículo y la inflación se hubiera comido el capital.

Tan solo si hacemos un balance de algunas inversiones en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores en el trascurso de este año, tenemos entonces los siguientes resultados de algunas de ellas en estos últimos  7 meses, las que han tenido los mayores incrementos:  las de Comercial Mexicana (COMERCI), 189.6 %, de 2.98 a 8.63 pesos;  GMEXICO, 117.5 %, de 8.81 a 19.17; Corporación GEO, 87.6 %, de 15.46 a 29 pesos; Grupo ALFA, 70.9 %, de 29.55 a 50.50 pesos; HOMEX, 53.3, de 52.05 a 79.32 pesos.  Si el cálculo lo hiciéramos anualizado el rendimiento, entonces el incremento sería un 33 por ciento mayor. Con todo y crisis, recesión, desempleo, etcétera, han logrado incrementos sobresalientes; nada que ver con las insignificantes tasas de interés bancarias que rondan por el 5 por ciento anual.

Este tipo de consideraciones y reflexiones, con base en los resultados y estadísticas del pasado, son dignas de tomar en cuenta para pensar seriamente donde invertir nuestro dinero. Es evidente que el dinero que invertimos en bancos, financieras, hipotecarias o fondos de inversión, finalmente va a parar a las inversiones de renta variable, que hacen estas instituciones con nuestras inversiones. Mejor señal la tenemos en la reciente crisis en el sector financiero donde salieron a relucir sus carteras de inversión y en donde estaba invertido el dinero del público inversionista. Por eso quebraron. Por eso los rescato el gobierno, después de un jalón de orejas por estar "jineteando" indebidamente el dinero de los cuentahabientes. 

El caso del "Fobaproa" aquí en México es un ejemplo similar de este tipo de  andanzas de los barones y magnates del dinero. Finalmente los contribuyentes estamos pagando los desfalcos que hicieron los bancos con el dinero de los cuentahabientes en aquel entonces, hace 15 años. Su costo financiero gravita cada año en forma considerable sobre el presupuesto de egresos de la federación que se come una buena parte de los ingresos fiscales del gobierno. Este fue precisamente el origen de la crisis que hoy se encuentra en todo su esplendor. Según las cuentas el quebranto supera los 1.5 billones de pesos y todavía no se termina de pagar, aún quedan pendientes 752 mil millones de pesos, después de que se ha pagado una cantidad todavía mayor.  Y si usted vé quiénes son los deudores del Fobaproa realmente se sorprendería, no lo creería.

Estas ilustraciones vienen al caso para darnos cuenta de en qué manos y de qué forma se mueve nuestro dinero, aquí, en Estados Unidos y en China. A donde va a parar y de que forma.



EEM

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver publicaciones anteriores de esta Columna

Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México