Diagnóstico Económico

PIB de México en el 2009

2010-03-08

Este gobierno rompió todos los récords de desplome económico desde los...

David Márquez Ayala

El valor de la producción total de bienes y servicios en el país (producto interno bruto, PIB) totalizó en 2009 la cifra de 11 billones 823 mil millones de pesos, -6.54% en términos reales abajo de 2008.

Este gobierno rompió todos los récords de desplome económico desde los años 30 del siglo pasado (la gran depresión), contando las cinco megacrisis que nos han recetado los gobiernos neoliberales en las pasadas tres décadas, entre ellas desde luego la hecatombe Salinas-Zedillo de 1994-95.

Los gobiernos panistas están haciendo su mejor esfuerzo para igualar a los priístas y ya han logrado para México una tercera década perdida. Entre el año 2000 y el 2009, el PIB per cápita pasó en precios constantes de 76 mil 346 pesos anuales a 76 mil 781, esto es, sólo creció en 1.9% en toda la década.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB por habitante cayó en México de 10 mil 200 dólares al año en 2008 a 8 mil 400 en 2009, reducción que combina los efectos del desplome económico y la devaluación del peso. Y esto considerando que el peso ha vuelto a ser sobrevaluado; si en vez del tipo de cambio utilizado por el FMI de 13.50 pesos por dólar, utilizamos uno más realista del poder adquisitivo (14.75 pesos por dólar), el PIB per cápita se ubicaría en unos 7 mil 450 dólares al año.

PIB por sectores

Tomando el PIB a precios básicos (antes del pago de impuestos) como 100, la producción agropecuaria representó en 2009 el 4.3% del total; la industrial, 34.8%, y los servicios, 62.8%.

En cuanto a las variaciones por grandes segmentos de actividad, el PIB primario (agropecuario) fue el único con crecimiento (1.8%) en 2009; el PIB secundario (industrial) se redujo -7.28% y el PIB terciario (servicios) -6.63%.

Del segmento industrial, el sector Minería aumentó el valor de su producción en 0.97% y el sector Electricidad, agua y gas por ductos en 1.19%; a la inversa, la industria de la Construcción se redujo -7.51% y el sector Manufacturero -10.20%. El desplome de este último sector prácticamente no tiene precedente; incluso fue del doble del de 1995.

Lo anterior da muestra de lo dañino que ha sido abandonar una industrialización sensata e integradora, convertir al país en maquiladora, desnacionalizar la industria, depender de un solo mercado, y mantener vía desempleo y pobreza no sólo una estructura social increíblemente injusta sino, además, un mercado interno raquítico.



EEM