Internacional - Política

Francia reúne a 65 países interesados en desarrollar energía nuclear civil

2010-03-08

 Jean Louis de la Vaissiere/ AFP

París.- Responsables de 65 países interesados en desarrollar el promisorio mercado de la energía nuclear civil, desde Francia a Estados Unidos pasando por China y Argentina, se reunieron el lunes en París para hablar de este sector industrial que mueve miles de millones de dólares.

Al inaugurar la conferencia en la sede parisina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamó a las instituciones financieras internacionales a favorecer la energía nuclear civil.

"No entiendo y no acepto el ostracismo del sector nuclear en la financiación internacional. Es un escándalo", afirmó el mandatario francés.

"El Banco Mundial, el BERD (Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo) y los bancos de desarrollo tienen que comprometerse decididamente en la financiación" de la actividad nuclear civil, sostuvo Sarkozy en presencia del japonés Yuyiya Amano, flamante director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), de ministros, empresarios y expertos.

Amano sostuvo que el sector "electronuclear puede aportar una contribución mayor al desarrollo económico y ayudar a atenuar el cambio climático".

"Esperamos que 10 a 25 países más pongan en marcha su primera central (nuclear) de aquí a 2015", afirmó el responsable de la AIEA.

Afirmó que 58 países trabajan en proyectos en ese sentido en el marco del organismo que preside.

El subsecretario estadounidense de Energía, Daniel Ponemanm, indicó que su país "trabaja en el plano interno para redinamizar la industria nuclear y garantizar paralelamente que todos los países puedan tener acceso a la energía nuclear con fines pacíficos para minimizar la proliferación".

El ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, respaldó la propuesta de Sarkozy para que las instituciones internacionales financien el desarrollo de esa industria.

"Apreciamos especialmente lo dicho por el presidente Sarkozy para que se aborde el financiamiento de los proyectos nucleares por parte de los organismos multilaterales de crédito", sostuvo De Vido.

El responsable argentino precisó que su país ha desarrollado "una línea tecnológica de reactores de potencia en base al uranio natural de agua pesada" y que empezó a "diversificar su desarrollo a reactores de agua liviana y bajo enriquecimiento de uranio sin por ello resignar" la actividad inicial.

Irán y Corea del Norte, dos países en conflicto con la comunidad internacional, no fueron invitados a esta conferencia porque "violan sus obligaciones internacionales" en materia nuclear, indicaron fuentes francesas.

"El respeto de las normas de seguridad y de no proliferación, no es negociable", sostuvo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Sarkozy propuso además que los reactores nucleares en venta en todo el mundo sean clasificados en función de su seguridad y no "sólo (...) según el criterio el precio" y anunció la creación de un instituto internacional de energía nuclear que reagrupe a los mejores docentes e investigadores franceses en una red internacional destinada a formar a los futuros expertos.

Israel, Siria, Brasil y Chile también asisten a esta conferencia enmarcada en el Tratado de No Proliferación (TNP), que contempla la libertad de acceso a la energía nuclear civil y los esfuerzos para el desarme nuclear.

Según la World Nuclear Association, más de 450 nuevos reactores nucleares deberían construirse en todo el mundo antes de 2030, lo que supone un mercado de varios cientos de miles de millones de dólares.

Francia, cuya producción de electricidad se basa en un 75% en la actividad nuclear, cuenta con un importante sector industrial nuclear, liderado por Areva.

Esta conferencia se produce meses después de que el consorcio francés perdiera un megacontrato en los Emiratos Árabes Unidos por 20,000 millones de dólares para la construcción de cuatro centrales nucleares que fue otorgado a competidores surcoreanos, dirigidos por la empresa estatal Kepco.



TRO