Agropecuaria

La "Coca Colla" quiere ganarse mercado boliviano y limpiar estigma de la coca

2010-04-17

La primera vez que se habló de la

Gina Baldivieso

La Paz, (EFE).- La "Coca Colla", la nueva bebida que se produce en Bolivia con hojas de coca, quiere ganar el mercado de los energéticos del país, pero también ayudar a borrar el estigma que vincula la planta al narcotráfico que la usa para elaborar cocaína.

"Extracto de coca, agua carbonatada, azúcar, cafeína, saborizantes naturales, colorantes autorizados y conservantes", son los ingredientes de la bebida, según se lee en su etiqueta, cuyos colores rojo y blanco evocan a la famosa Coca-Cola de EEUU.

La bebida tiene un color marrón casi similar a la gaseosa de guaraná y su sabor parece una mezcla de esa fruta, coca y manzana.

La bebida es producida por la privada Organización Social para la Industrialización de la Coca (Ospicoca), una entidad que agrupa a unas 9.000 personas y cuyo presidente, Víctor Ledezma, ha aclarado que no pretende competir con la gaseosa estadounidense.

"No busco pelear con nadie. Mi bebida es energizante, ellos (The Coca-Cola Company) venden gaseosas, entonces no tienen nada que pelear conmigo", aseguró Ledezma en declaraciones a Efe.

Esta semana, el empresario puso a la venta 30.000 botellas de "Coca Colla", cada una de medio litro, a un precio de 10 bolivianos (un dólar con 40 centavos), en las regiones de La Paz (oeste), Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este).

Los compradores más interesados, según Ledezma, son los chóferes de carreteras que comprobaron el efecto del energético porque les permite conducir por varias horas sin descansar.

El empresario bautizó la bebida como "Coca Colla", una fusión del nombre de la hoja, considerada "sagrada" por los indígenas aymaras y quechuas de Bolivia, con la palabra "colla" que es como popularmente se llama a los pobladores del occidente boliviano.

Los collas eran habitantes del Collasuyo que era el nombre que se usaba para una parte de la región andina del continente antes de la colonia española.

La iniciativa privada de producir el energético comenzó a gestarse en 2006, en coincidencia con la llegada a la presidencia de Evo Morales, que actualmente sigue siendo el máximo dirigente de los productores de la planta en el Chapare, al centro de Bolivia.

El mandatario boliviano es un acérrimo defensor del consumo tradicional de la hoja de coca, que en Bolivia tiene diversos usos medicinales, industriales y culturales, pero también es desviada por el narcotráfico para la producción de cocaína.

En 1961, la Organización de las Naciones Unidas (PNU) clasificó la hoja de coca como un "estupefaciente" e instó a abolir en 25 años la costumbre de mascar coca, muy extendida entre aimaras y quechuas que de hecho la usan como un energético.

Así es muy común que quienes la mastican destaquen sus virtudes para aliviar el hambre y el cansancio, calmar el dolor o ayudar a los problemas digestivos.

Desde que llegó al poder, Morales promueve una política de defensa de los cultivos de coca para permitir la industrialización de la planta, al tiempo que ha sido enfático en que también debe enfrentarse el narcotráfico y erradicar las plantaciones ilegales.

No obstante, la política de Morales ha sido cuestionada por Estados Unidos porque considera que Bolivia no está haciendo lo suficiente en la lucha antidrogas, especialmente al permitir que aumenten los cultivos de coca en el país.

Para Ledezma, lo que ocurre es que "se ha satanizado mucho a la hoja de coca", pero cree que con una masiva industrialización en productos como su tónico puede limpiar el estigma que tiene.

La primera vez que se habló de la "Coca Colla" en Bolivia fue a finales de 2009, aunque la bebida comenzó a distribuirse en enero de este año en la antigua ciudadela de Tiahuanaco, en el altiplano, entre los invitados a un acto de homenaje indígena para Morales.

De momento la iniciativa es privada, aunque Ospicoca busca el apoyo del mandatario para montar una fábrica más grande en el Chapare, en Cochabamba, que permita procesar a diario 11 toneladas de coca para producir 2.000 botellas, incluso para la exportación.

El Ejecutivo ya ha anunciado reformas a la Ley de Régimen de la Coca y Sustancias Controladas para permitir la exportación de los derivados de la coca, pero al mismo tiempo ha pedido a la ONU sacar la hoja de su lista de estupefacientes.



VGQ
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México