Turismo

Nube volcánica amenaza con limitar presencia internacional funeral Kaczyski

2010-04-17

Los

Nacho Temiño

Varsovia, (EFE).- Cracovia aguarda impaciente la llegada de personalidades de todo el mundo, entre ellas el presidente estadounidense, Barack Obama, que asistirán el domingo al funeral de Lech Kaczynski y su esposa María.

Sin embargo, la nube de cenizas volcánicas que se formó hace tres días en Islandia y que se ha extendido por casi toda Europa, limitará seguramente la presencia internacional al funeral.

Mañana a primera hora un avión militar trasladará los féretros del matrimonio Kaczynski hasta Cracovia, donde a las 14:00 horas locales (12:00 GMT) comenzará frente a la basílica de Santa María la misa por las almas de la pareja presidencial, oficiada por el enviado del Vaticano, el cardenal Angelo Sodano.

A esa hora se preveía la presencia de representantes de 98 países, de ellos 69 delegaciones nacionales y 29 embajadores, aunque los problemas en el tráfico aéreo a cuenta de la nube de cenizas volcánicas ya ha hecho que nueve delegaciones renuncien a viajar a Polonia, entre ellas la encabezada por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

El número de bajas de última hora puede aumentar, ya que no se espera que mejoren las condiciones del tráfico aéreo en Polonia.

A pesar de esto, el aeropuerto de Balice, donde mañana deben llegar los líderes mundiales que finalmente se atrevan a volar al funeral de Lech Kaczynski, permanecerá operativo para los aviones oficiales que puedan tomar tierra prescindiendo del sistema de aterrizaje instrumental y hacerlo sólo manualmente.

Si las condiciones finalmente lo permiten, se prevé que aterricen en estas instalaciones al menos cuarenta aviones con delegaciones oficiales de todo el mundo, entre ellas la del presidente estadounidense, Barack Obama.

Según los planes de la Casa Blanca, Obama tomará tierra en Cracovia sobre las 13.30 hora local (11.30 GMT), y permanecerá en la ciudad alrededor de tres horas.

Mientras, las autoridades de Cracovia aceleran los preparativos para los actos que, al margen de que asistan los líderes mundiales anunciados, contarán con la presencia de miles de ciudadanos de toda Polonia que acudirán para dar su último adiós a su jefe del Estado.

Tras el funeral, los restos de los Kaczynski serán trasladados en un cortejo fúnebre hasta el Castillo de Wawel de Cracovia, donde serán enterrados en una ceremonia restringida a los familiares y a las personalidades más relevantes.

En Wawel ya espera a la pareja presidencial un sarcófago de alabastro turco de color miel, construido por artesanos locales en una carrera contra reloj para que mañana todos los detalles estén ultimados.

Junto a este sarcófago figurará una placa con los nombres de las 96 víctimas de la tragedia aérea de Smolensk (Rusia), donde además de Lech Kaczynski y su esposa, perdieron la vida altas personalidades políticas, culturales, sociales y deportivas de Polonia.

La polémica ha rodeado desde el principio a la elección del Castillo de Wawel como sede de la tumba del matrimonio Kaczynski, una decisión en la que ha sido determinante la opinión del cardenal de Cracovia, Stanislaw Dziwisz.

De hecho, desde que se confirmó esta información, se han sucedido las protestas de cientos de cracovianos, que consideran inaceptable que Lech Kaczynski descanse en un emplazamiento que ha sido tumba de los reyes polacos durante los últimos 500 años y símbolo de la historia de Polonia.

Además, y más allá del simbolismo que Wawel y su castillo tienen para los polacos, el recinto, exactamente una pequeña capilla en un rincón noroccidental del Castillo, es considerado por la esotérica mundial como uno de los siete puntos "chakra" del mundo.

Los "chakra" son fuentes de energía extraordinarias, y cada año miles de viajeros visitan este lugar que, según la leyenda, protegió con su magia a la ciudad de las bombas durante la Segunda Guerra Mundial.



VGQ